Operación orinal | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Operación orinal

Para enseñar el uso del orinal no hay reglas fáciles ni rápidas, pero sí una serie de sugerencias que cada familia puede adaptar a su hijo.

¿Ha llegado el momento?

Lo primero que tienes que hacer es decidir si es el momento adecuado para quitarle el pañal. Recuerda que cada niño sigue su propio proceso.

Sabrás que ha llegado el momento si tu hijo puede caminar sin ayuda, tiene una buena coordinación de las manos para subirse subirse o bajarse los pantalones y es capaz de seguir instrucciones como sentarse en una silla, levantarse, imitar a alguien.

También lo notarás porque el niño orina bastante de una vez (no en pequeñas cantidades y frecuentes), se mantiene seco durante 2 o 3 horas y se da cuenta de que va a orinar por los gestos o postura que pone.

Puede ser mejor retrasar el aprendizaje si estas habilidades aparecen más tarde, o si es un momento de cambios para el niño, como el nacimiento de un nuevo hermano, un cambio de casa, una enfermedad o el comienzo de la guardería.

¿Cómo hacerlo?

  • Si puedes haz coincidir la “operación orinal” con la llegada del buen tiempo, para evitar el frío y la ropa excesiva que dificulta las maniobras.
  • Intenta estar a solas con el niño, evitando distracciones por parte de otros familiares, televisión, radio, juguetes, etc.
  • Coloca el orinal sobre un suelo fácilmente lavable y en una habitación agradable con temperatura adecuada.
  • Durante el día no le pongas pañales para que note cuando se ha hecho pis. Se le puede poner una braga o un calzoncillo que haya elegido y que le guste.
  • Siéntale en el orinal unos minutos (no más de 5 o 10) tras cada comida y cada 2 o 3 horas, ofreciéndole líquidos abundantes para aumentar sus deseos de orinar. También es conveniente que las cacas no sean duras, para que no asocie hacer caca con dolor.
  • Puedes utilizar una muñeca de las que toman líquido y “se hacen pipi” para mostrarla como ejemplo: sentarla en el orinal y alabarla cuando orine o enseñarle cómo debe hacerlo en el orinal. El niño disfrutará con las demostraciones y tenderá a imitar lo que ve.
  • Alaba en todo momento con palabras, abrazos y caricias sus esfuerzos por aprender.
  • Cuando el niño se haga pis o caca encima, que no te note enfadada. Con tranquilidad explícale que el pis y la caca se hacen en el orinal, y anímale a que la próxima vez lo conseguirá.
  • Si tu hijo va a la guardería, es conveniente que en ambos lugares utilicen las mismas instrucciones.

Intenta no mostrar preocupación u obsesión por el tema. Y no le dejes mucho rato sentado solo. Lo más probable es que se aburra y se dedique a jugar con el orinal.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: