5 buenas ideas para ahorrar tiempo en las tareas de casa » LetsFamily
embarazo
5 buenas ideas para ahorrar tiempo en las tareas de casa

5 buenas ideas para ahorrar tiempo en las tareas de casa

1. Cocina todo de golpe: el ‘batch cooking’

Los americanos, que se inventan nombres para todo, lo llaman ‘batch cooking’. Consiste en reservar un día para hacer la compra y cocinar todas las comidas de la semana siguiente. El objetivo: cocinar más para cocinar menos.

Claro que no vas a hacer un filete a la plancha con antelación, pero si el sábado vas a la compra y preparas del tirón todos los guisos -unas legumbres, un pollo guisado, unas albóndigas de pescado en salsa y un pisto que te sirva de base para añadirle unos huevos revueltos o un poco de pasta, por ejemplo- tendrás mucho adelantado durante toda la semana.

Prepara raciones de más, divídelas en tápers y congélalos. Así solo tendrás que ir sacando lo que necesitas y calentarlo en el microondas. Y durante la semana mancharás mucho menos.

 

2. Educad a vuestros hijos para que se impliquen en el cuidado de la casa

Los niños pueden (y deben) acostumbrarse desde pequeños a recoger sus juguetes, guardar su ropa en el armario y echar a lavar lo que esté sucio, poner la mesa… Sí, al principio tardarás más que si lo haces tú, pero a la larga el trabajo queda más repartido.

Además, les estás enseñando responsabilidad, autonomía, y respeto por el trabajo propio y ajeno. En el artículo Tareas domésticas: ¿qué podemos pedir a los niños a cada edad? encontrarás unas guías que te pueden servir de referencia.

 

3. Simplifica tu hogar: el método Konmari

Cuando se tienen niños, hay que ser práctico. Aligera la decoración de tu casa: cuantos menos cuadros, figuritas y jarrones tengas, menos tendrás que ordenar y menos polvo tendrás que limpiar.

Para las cosas de más uso de los niños, ten cajoneras o contenedores grandes sencillos de usar por los peques y que oculten los objetos de la vista.

Y deshazte de las cosas que no necesitas: cuando tenemos hijos, la capacidad de acumulación de trastos que desarrollamos no conoce límites. ¿Has oído hablar del método método Konmari? Se lo inventó la japonesa Marie Kondo, que escribió el libro “La magia del orden”. Y lo que dice triunfó tanto que la revista Times la incluyó en su en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo en 2015.

La idea es desechar cosas y conservar “solo lo imprescindible y que nos hace felices”. ¿Y lo que no? Ya conoces la cadena: regalar, donar, reciclar.

 

4. No dejes que la limpieza se te haga bola

Si todos los días dejas todo recogido antes de irte a la cama y limpias las cosas a medida que se manchan, tu casa no se convertirá en una leonera. A veces estamos cansados y dejamos el orden para el día siguiente…

Pero al despertarte tienes prisa, y decides que ya lo harás a la vuelta. No, nadie va a venir en tu ausencia a organizar las cosas, y en realidad, si lo haces “de a poquitos”, nunca tendrás que pegarte una paliza.

 

5.- Cada habitación -o cada tarea-, de una en una

Lo mejor, cuando nos enfrentamos a una tarea complicada, es dividirla en unas cuantas tareas más fáciles de asumir. Empieza por las habitaciones de más uso y remata la limpieza de una antes de pasar a la siguiente. Si estás en el salón, no lo dejes a medias para cambiar las sábanas del dormitorio.

También puedes organizarte por tareas: barrer toda la casa de golpe y fregar todo el suelo del tren, por ejemplo.

 

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: