Huertos urbanos | Beneficios y qué tipos hay » LetsFamily
huertos urbanos

Huertos urbanos, una moda saludable para ti y buena para el medio ambiente

 

¿Te imaginas comer en verano una sanísima ensalada con muchísimo sabor, con productos libres de pesticidas y de productos químicos y sabiendo que además estás contribuyendo al cuidado del medio ambiente y a crear un planeta mucho más sostenible? Pues esto es posible gracias a una moda reciente que cada vez atrae a más adeptos: los huertos urbanos.

Así es. Muchas veces escuchamos a nuestros abuelos decir aquello de “la fruta y verdura de hoy en día no sabe como la de antes”. La aparición en nuestros pueblos y ciudades de huertos urbanos y ecológicos está consiguiendo que muchas personas estén empezando a descubrir un sabor mucho más auténtico en frutas y verduras, con productos que son consumidos nada más ser recolectados y con la conciencia tranquila al saber exactamente qué es lo que están comiendo. Además, no es necesario tener una gran extensión de terreno para producir nuestras propias frutas y verduras, pues podemos tener nuestro pequeño huerto en la ventana de nuestra casa, por ejemplo. Por último, los huertos urbanos en barrios y azoteas han permitido que los vecinos sociabilicen y se ha convertido en una sabrosa y sana excusa para juntarse y conseguir entre todos barrios más habitables.

 

Beneficios de los huertos urbanos

Estos son algunos de los beneficios de los huertos urbanos:

  • Nos alimentamos con vegetales que están libres de productos químicos y pesticidas.
  • Los alimentos se consumen nada más recolectarse, con esto conseguimos que sus propiedades se mantengan intactas.
  • Nos permite disfrutar de la naturaleza y pasar horas al aire libre.
  • Sirven para educar a los niños en el respeto al medio ambiente y conseguimos que pasen tiempo alejados de la televisión y de los aparatos electrónicos.
  • Respetamos el medio ambiente al no necesitar transporte.
  • Respetamos el medio ambiente al no necesitar envases.
  • Conseguimos crear más zonas verdes en unas ciudades tomadas por el tráfico y la contaminación.
  • En las grandes ciudades, donde el ritmo de vida es estresante, los huertos urbanos nos permiten desconectar.
  • Comemos productos de temporada.
  • Conseguimos ahorrar, ya que no es necesario comprar algunos de los productos básicos que se consumen casi a diario.
  • Nos permite realizar ejercicio físico.
  • Ayuda a que socialicemos con vecinos y gente del barrio.
  • Con los huertos ecológicos en los pueblos contribuimos a desarrollar el mundo rural.
  • Ahorramos agua al introducir otros métodos de regadío como el riego por goteo (huertos urbanos) o aprovechar el agua de la lluvia (huertos en azoteas o en ventanas).

 

Tipos de huertos urbanos

Como hemos visto, los huertos urbanos son espacios que dedicamos al cultivo de vegetales como hortalizas, verduras y frutas para consumo propio. Para que el huerto urbano sea ecológico hay que utilizar técnicas sostenibles y que protejan el medio ambiente, alejándonos de productos químicos. Estos son algunos de los tipos de huertos que podemos crear:

Huertos en ventanas

Somos conscientes de que no todo el mundo dispone de un jardín o de un espacio grande, pero esto no es impedimento para poder tener un pequeño huerto. Una de las opciones es plantar alguna verdura u hortaliza de temporada en la ventana o en el pequeño balcón de la casa. Para ello hay que tener claro qué es lo que queremos plantar (porque no es posible en uno o dos metros cuadrados tener una amplia gama de productos) y la orientación de la ventana, para que las plantas dispongan de luz suficiente y tengamos una idea de cuánta agua necesitan.

Huertos urbanos en azotea o terraza

Hasta ahora, las azoteas y terrazas comunes de los edificios de las grandes ciudades estaban prácticamente desaprovechados, pero desde hace algunos años se han puesto de moda los huertos ecológicos en azoteas. Una actividad que permite conocerse a los vecinos, socializar y utilizar un espacio común para conseguir productos más sanos y saludables.

Huertos urbanos en barrios y en pueblos

En ciudades como Barcelona o Valencia, algunos proyectos de huertos urbanos están cambiando la fisionomía de sus barrios, creando en muchos de ellos zonas verdes donde antes había solares vacíos. Estos huertos son una forma fantástica de animar la vida de los barrios y ayudan a que los vecinos interactúen entre ellos y se conozcan mejor, contribuyendo a escapar por unas horas de la rutina y el estrés del día a día. Además, permiten que los más pequeños conozcan cómo es el proceso desde que plantamos la semilla hasta que se recoge, algo que hace unos años era impensable para los niños de las grandes ciudades.

Por otro lado, los huertos ecológicos en los pueblos se convierten en espacios sociales que contribuyen en muchos casos al desarrollo del medio rural y fomentan la cooperación y la solidaridad, ya que no es raro ver como los habitantes de estos pequeños pueblos intercambian productos o se juntan en una casa para preparar ricos guisos y platos.

 

¿Cuándo plantar y recoger cada producto?

Hay que tener en cuenta que el momento de siembra y recogida de un producto depende de la zona en la que vivamos y del clima de esa zona. Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que algunos productos además de sembrarlos vamos a tener que trasplantarlos. Si tomásemos como referencia el interior de España, estas serían aproximadamente las fechas de siembra y de recogida de cada producto:

Patata: Suelen sembrarse en el mes de marzo y se recogen en agosto y septiembre.

Lechuga: Se suelen sembrar en abril y se recogen en los meses de verano, junio y julio.

Brócoli: Se siembra en mayo y se recoge en otoño.

Coliflor: Como el brócoli, se siembra en mayo y se recoge en otoño.

Lombarda: Como el brócoli y la coliflor.

Melón: Se siembra a comienzos de mayo y se recolectan en agosto o comienzos de septiembre.

Sandía: Se siembra a comienzos de mayo y se recoge en julio.

Pepino: Se siembre en abril y se recoge en julio.

Pimientos: Se siembran en mayo y se recogen en septiembre.

Tomate: Se siembra a comienzos de mayo y se recoge a mediados de julio.

Tomate Cherry: Igual que el tomate normal.

Zanahoria: Se suelen sembrar en febrero y se recogen en octubre.

Cebolla: Se siembra en marzo y se empieza a recoger en junio.

Judía: Se siembra a mediados de abril y se cogen a últimos de junio.

Calabacín: Se siembra a últimos de abril y se recoge en junio y julio.

Ajo: Se siembra en noviembre y se recoge a últimos de junio o primeros de julio.