Reyes Magos o Papá Noel, ¿cómo lo celebráis en casa? | LetsFamily
embarazo
papa noel

Reyes Magos o Papá Noel, ¿cómo lo celebráis en casa?

A menos que provengamos de una familia multicultural, seguramente en los recuerdos navideños que tengamos de nuestra infancia los Reyes Magos ocupen un lugar especial. Es el momento álgido de las fiestas. Nuestros padres llevaban meses diciéndonos “eso se lo pides a los reyes”, luego la ilusión de preparar la carta (y si se la podías entregar en persona a uno de ellos o a sus pajes mejor que mejor), y después esperar con ansia que llegara el día 5 de enero para disfrutar con la cabalgata y vivir ese momento único en el que salir corriendo, encontrarte con todos tus juguetes y gritar: “¡Han venido los reyes!”. Muchas familias quieren que sus hijos tengan también ese recuerdo tan bonito de la infancia y por eso mantienen la tradición de esperar a los reyes (aunque sean un poco tardones).

 

Ese abuelito barbudo

Sin embargo, en la mayor parte de países no son los reyes magos los que reparten juguetes, sino ese abuelito vestido de rojo que conocemos como Santa Claus o aquí como Papá Noel, que viene imponiéndose con fuerza en nuestras navidades año tras año desplazando poco a poco a los tradicionales reyes cristianos. Entre otros motivos, porque la industria cultural viene sobre todo de los países anglosajones. En las películas que estrenan en el cine o la mayoría de los dibujos que ven nuestros hijos en televisión se habla de Papá Noel, sus renos y cómo se meten por la chimenea para dejar los regalos. Cada vez vemos más “Papá Noeles” recogiendo las cartas de los niños en los centros comerciales o las visitas a los colegios y, claro, los niños se apuntan a la moda (abrazan con alegría todo lo que signifique diversión y regalos) y también escriben su carta al abuelito barbudo.

 

Ventajas y desventajas

Lo cierto es que la tradición anglosajona de hacer regalos el Día de Navidad (o sea el 25 de diciembre) está ganando cada vez más adeptos, sobre todo porque a efectos prácticos resulta cómodo. Los niños pueden disfrutar de sus nuevos juguetes todas las navidades y no solo el último día. Además, nos ahorramos las compras de última hora con las calles atestadas de gente y podemos aprovechar ofertas como el “black friday”, diseñadas específicamente para adelantar las compras navideñas. Para algunas familias los Reyes son sagrados (y no tiene que haber un componente religioso, sino también de tradiciones familiares) y explican a los niños claramente que los regalos en nuestra familia viajan en camello. Otras hacen un fifty-fifty: reparten los juguetes entre Nochebuena y Reyes o ponen un detallito en una fecha y el regalo principal en otra. En realidad, para los niños no cambia mucho la cosa. Ellos van a estar encantados de recibir regalos en una fecha, en la otra o en las dos. De hecho, así tienen más opciones cuando digan “¡me lo pido!” cada vez que vean un anuncio en la tele o un catálogo de juguetes. El debate es más acerca de las tradiciones que queremos conservar y trasmitir a nuestra familia.