Participar en las tareas del hogar | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje

Participar en las tareas del hogar

Está claro que cada miembro de la familia debe participar de la responsabilidad de las tareas de la casa. Es mejor hacérselo ver al niño desde el principio para que crezca con la idea de que ayudar en casa forma parte de su rutina diaria. Unas pocas y simples responsabilidades ayudarán a sobrellevar el trabajo doméstico y enseñarán al niño a cooperar y participar en la vida de la familia de una manera más constructiva.

Cuando los niños todavía son pequeños, a la mayoría les encanta recoger sus cosas. Ayudar a papá o a mamá no es un aburrimiento, sino que es divertido y hace que el niño se sienta importante. Les gusta poner la ropa sucia en el cesto, los desperdicios en la papelera e incluso recoger sus juguetes. A menudo, los niños no adquieren el hábito de ayudar en casa si alguien lo hace por él. Cuando es un poco mayor, los padres le reclaman esa tarea y es entonces cuando es más difícil.

Las tareas deben ser apropiadas a la edad y capacidad del niño, pero resulta útil ir cambiándolas a medida que el niño crece, especialmente si hay más de un niño en la familia. Cuando las tareas se modifican, el niño suele acoger con ilusión las nuevas responsabilidades. A los más pequeños se les puede encargar que recojan y arreglen el cuarto mientras que a los mayores se les puede pedir que vayan a comprar el pan.

Los niños necesitan saber exactamente lo que se espera de ellos y, por tanto, los padres deben dedicar tiempo a explicar la tarea y revisarla cuando se haya realizado. A pesar de que ésta no esté bien hecha, no debemos regañarles pues es importante que sigan sintiéndose útiles.

Establece un determinado momento para que el niño realice la tarea. Haz, por ejemplo, que el niño ponga la mesa antes de la hora de comer, recoja sus juguetes antes de ver los dibujos en la T.V., o que se cepille los dientes después de una comida y antes de salir de paseo. Explica al niño cuál es el momento, el lugar, la tarea a realizar y cuáles van a ser las consecuencias de no hacerlo. También es importante enseñar primero una tarea y asegurarse de que la hace correctamente y constantemente antes de pasar a explicar otra nueva.

Es muy importante que si el niño se olvida de una tarea los padres no la hagan por él. Por ejemplo, si deja su ropa en el suelo y siempre se la recogéis, él no aprenderá que es una responsabilidad suya y pensará que, a pesar de las quejas, te da igual que recoja la ropa o no. En lugar de esto, debes decirle lo que ocurrirá si a partir de este momento se olvida de hacerlo. Si su ropa está por el suelo, ve a buscarle e indícale que la recoja.

Ten en cuenta que cuanto más tarde comience el niño a ayudar en casa, más difícil le será educarlo para que sea constante y ordenado en todas las facetas de la vida.

Los niños deben saber por qué ayudar es importante: Las habilidades y valores aprendidos al hacer las tareas les beneficiarán toda su vida. La equidad, el compromiso y la generosidad se pueden y deben aprender desde pequeños.