Parto

Tanto si tu parto ha sido vaginal y has sufrido algún desgarro o te han hecho una episiotomía como si has dado a luz por cesárea, necesitarás extremar la higiene y aplicar cuidados específicos para que la cicatriz evolucione sin complicaciones.
En la sala de partos hay una protagonista indiscutible que es la futura madre. En ella se centran los esfuerzos de médicos, matronas y enfermeras para que todo vaya lo mejor posible. Pero en realidad, también están pendientes del otro protagonista del día, el bebé, que es quien está a punto de conocer el mundo.
Siempre y cuando estés atravesando un embarazo normal, sin riesgos, es posible continuar con tu trabajo hasta el mismo día del parto, para así aprovechar las semanas de baja por maternidad (que en España son 16) junto a tu bebé.
Desde hace unos años, los defensores del parto humanitario vienen recalcando la importancia que tiene para el lazo entre madre e hijo la primera hora que sigue inmediatamente al nacimiento. Se habla de una “hora sagrada” que es necesario que la sociedad, las maternidades y los médicos aprendan a defender y a respetar. ¿Por qué?
Cuidar a un recién nacido no siempre resulta fácil. Sin llegar a la depresión posparto, muchas madres pasan momentos de tristeza y angustia en las primeras semanas de vida del bebé. La buena noticia es que hay estrategias que ayudan a remontar.