Parto

Una de cada diez mujeres experimenta síntomas de ansiedad poco después de haber dado a luz a su bebé. Las nuevas responsabilidades, los temores propios de verse convertida en madre y de tener a su cargo un ser tan frágil, sumados a la presión social y a las gigantescas expectativas con las que llegamos a ser madres contribuyen a crear las condiciones perfectas para que aparezca la ansiedad posparto, un trastorno que tiene bastante en común con la depresión.
En ocasiones, en la ecografía tomada en las últimas etapas del embarazo el bebé aparece ubicado en una posición que no es la ideal para un parto vaginal. Ya sea que esté de nalgas, en posición transversal o en posición cefálica posterior, antes de que tu médico insista en programar una cesárea es bueno saber que existen numerosos métodos que se pueden intentar para ayudar al bebé a acomodarse por sus propios medios. Veamos cuáles.
Atravesar un embarazo, dar a luz a un bebé y convertirte en madre es una experiencia intensa y profundamente transformadora, de la cual nadie sale igual que antes. El postparto en particular es un momento de gran vulnerabilidad, donde las mujeres somos proclives a desarrollar determinados trastornos, el más conocido de ellos es sin duda la depresión posparto, pero no es el único. Conozcamos más de cerca este tema del cual, lamentablemente, todavía se habla poco en materia de salud.
Es una de las posiciones más extrañas que puede adoptar un bebé en el momento del parto. De hecho, se calcula que solo uno entre 100 bebés permanece de lado al final del embarazo. La posición transversal es aquella en la cual la cabeza del bebé se apoya a un costado de la barriga y su trasero, en el otro costado. Por ello, permanece perpendicular al cuello del útero y no tendría manera de nacer por vía vaginal. Pero, ¿es fundamental una cesárea en estos casos?
Dentro de las posibles posiciones que un bebé puede adoptar al momento de nacer, la cefálica es de lejos la más frecuente. Sin embargo, existen algunos pocos casos en los que ni aún ubicándose cabeza abajo el parto vaginal es viable. Nos referimos a la posición de cara o de frente. Aquí te contaremos más al respecto.