Parto

Ya desde las primeras semanas de embarazo, tu útero queda protegido por las secreciones que se acumulan en su entrada y que protegen al saco amniótico de infecciones. Se trata del tapón mucoso, que además de cumplir esa función protectora, es un indicativo de que tu parto se aproxima. Aquí te contamos cómo reconocerlo y qué hacer.
Si bien la Organización Mundial de la Salud recomienda que los partos por cesárea sean excepcionales, y no excedan el 10-15% del total de los nacimientos, en España las cifras escalan hasta el 25%. Así es: uno de cada cuatro bebés que nace lo hace por cesárea, y muchas de estas operaciones son programadas de antemano. ¿Te ha dicho tu médico que tu bebé ha de nacer por cesárea? ¿Qué debes hacer si preferirías tener un parto normal?
Existe desde hace unos años una corriente que aboga por el derecho de cada mujer a tener un parto respetado. Esto implica, entre otras cosas, el poder decidir sobre qué tipo de parto preferimos, si estamos de acuerdo en que se nos realice -o no- determinado procedimiento (o, al menos, conocer sus riesgos), y elegir dónde dar a luz a nuestro bebé. Una de las cuestiones que más se discute en la actualidad es el derecho a elegir en qué posición parir, cosa que en algunas maternidades no se respeta. ¿Por qué?
Hacia el final de tu segundo embarazo, es normal que se te cruce por la mente el recuerdo de tu primer parto, y que te preguntes si esta vez sentirás lo mismo o no. Por supuesto que dependiendo de cómo haya sido la primera experiencia, es posible que te sientas más tranquila, o bien ansiosa si es que ese primer parto no resultó como lo esperabas. ¿Qué pasa cuando se da a luz por segunda vez?
Por lo general, durante el tercer trimestre del embarazo, el bebé se coloca cabeza abajo preparándose para nacer. Como la cabeza es el punto más ancho del cuerpo, esta postura es la que garantiza que todo su cuerpo podrá atravesar sin problemas el canal de parto. Sin embargo, existen casos en los que el bebé sigue “cabeza arriba”, y es su culete o sus piecitos lo primero que saldría al nacer. Se habla de parto de nalgas o presentación podálica.