Conoce las fases del parto

Comentar: (0)

Compartir:

Fases del parto

Es esencial que la embarazada conozca bien las fases del parto porque así aumentan las posibilidades de que éste se produzca de forma satisfactoria. El alumbramiento supone el momento final de la gestación y, por tanto, el inicio de una nueva vida. En este post, os explicamos cada una de las etapas del parto para despejar cualquier tipo de duda.

El alumbramiento es un acto que entraña una enorme complejidad y en el que pueden distinguirse distintas fases. En primer lugar, se produceel borramiento y la dilatación del cuello del útero, la zona más baja de la matriz, que tiene una longitud de entre 2,5 y 3 centímetros. Cuando esta parte del cuerpo de la mujer se borra, adquiere un aspecto similar a un anillo. Es entonces cuando comienza el trabajo de parto y la dilatación.

Dilatación del cuello uterino

Puede considerarse la dilatación como la primera de las fases del parto. No obstante, hay especialistas que aseguran que la etapa inicial del alumbramiento es el preparto. El cuello del útero empieza a dilatarse cuando las contracciones tienen lugar en períodos de entre uno y dos minutos.

La duración de esta fase es muy variable en función de las circunstancia de cada mujer. Así, pude prolongarse desde las ocho hasta las 20 horas. Las mamás primerizas tienen más probabilidades de que esta etapa dure bastante tiempo, pero no es una regla exacta. La dilatación acaba cuando alcanza los diez centímetros.

La fase del expulsivo

La siguiente etapa del parto es la correspondiente al expulsivo, que se produce cuando el útero ha dilatado al máximo. La expulsión del niño va a tener lugar casi de inmediato y, para facilitar este trabajo, el útero se contrae. Para comprobar que esta fase ha comenzado, basta con que el médico realice un tacto vaginal o que la madre perciba las contracciones involuntarias.

Es en este momento del parto cuando la futura mamá empieza con los empujones para facilitar que el bebé salga al exterior. Se trata de actos reflejos causados por la presión que ejerce la cabeza del niño sobre el suelo pélvico. Es de vital importancia que la etapa activa del expulsivo se realice de manera natural, sin forzarla.
En los casos en los que no sea necesaria la anestesia, la mujer podrá controlar las distintas fases y adaptar la intensidad de los empujones al ritmo del pequeño. En este sentido, es fundamental que, cuando esté saliendo la cabeza, los empujones no sean demasiado fuertes. En este punto del alumbramiento, la madre toma conciencia de los beneficios que acarrean los ejercicios de respiración y pélvicos realizados como preparación al parto.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
4

Average: 4 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies