Episiotomía: cuidados tras el parto

Comentar: (0)

Compartir:

Episiotomía: cuidados tras el parto

Después de dar a luz por vía vaginal, uno de los principales cuidados que debemos tener en el postparto es el tratamiento de la episiotomía.

En España, esta práctica es todavía realizada de manera casi rutinaria: las cifras indican que casi la mitad de las mujeres tuvieron episiotomía durante sus partos, cifra muy superior a la recomendada por la OMS. Si eres una de ellas, aquí te damos algunas recomendaciones para restablecerte bien.

La higiene de los puntos

La principal precaución que deberás tener al regresar a casa de la maternidad es higienizar muy bien la herida. La herida debe lavarse con agua hervida con sal (ya tibia, por supuesto) dos veces al día, y en cada oportunidad después de ir al baño. No debes secarla con papel higiénico sino con pequeños toques de una toalla limpia o una gasa. También se puede dejar secando al aire, ya sea con un abanico de mano o con el secador del cabello, pero ¡atención! Emplea solamente aire frío, ya que el aire caliente aumenta el riesgo de infección. Cambia con mucha frecuencia las compresas (evita en absoluto los tampones) y utiliza ropa interior de algodón.

Cómo aliviar el dolor

Los puntos de la episiotomía pueden ser dolorosos las primeras semanas, en especial al sentarse. Puedes tomar un analgésico que te haya indicado el médico (Ibuprofeno es el más común). Al sentarte, procura hacerlo en superficies firmes. También puedes aplicarte compresas frías o hielo en el área para desinflamarla, pero no lo hagas por más de diez minutos. Otra recomendación es consumir alimentos ricos en fibra, para evitar el estreñimiento y el dolor al defecar.

La clave: ¡paciencia!

Sabemos que estás muy incómoda, pero procura tomarte las cosas con calma. Por lo general, los puntos de la episiotomía se reabsorben y el material se cae por sí solo. Es importante que realices el control médico 6 semanas después de dar a luz para que tu médico corrobore que la episiotomía haya cicatrizado bien. Hasta entonces, procura descansar lo suficiente, no estar largos ratos de pie y no encargarte de más tareas de las que implica cuidar a tu recién nacido.

También conviene esperar el tiempo recomendado de 6 semanas (la famosa “cuarentena”) para retomar las relaciones sexuales, para así asegurarte de que la cicatrización sea completa. Es posible que al principio las relaciones te resulten un poco dolorosas porque el tejido cicatrizado es más rígido y la lubricación disminuye, en especial si estás amamantando. Los masajes en el área y la fisioterapia pueden ayudarte a recuperar la sensibilidad en la zona y a disminuir estas molestias.

¿Cuándo consultar al médico?

Acude al médico si el dolor empeora en lugar de mejorar, si la herida supura o tiene mal olor, si expulsas sangre cuando ya los loquios estaban disminuyendo, o coágulos mayores del tamaño de una moneda, si la zona está hinchada o enrojecida y si tienes fiebre mayor de 37,5º.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados