¿Por qué la misma mujer puede tener partos tan diferentes?

Comentar: (0)

Compartir:

¿Por qué la misma mujer puede tener partos tan diferentes?

“Mi segundo parto fue idéntico al primero” dijo… ninguna mujer. ¡Nunca los partos resultan exactamente iguales! Cada madre, cada bebé y cada experiencia son diferentes. Pero, ¿qué hace que puedan resultar tan distintos?

El tiempo entre una gestación y otra

La separación entre el primer embarazo y el siguiente determina muchas veces las características que pueden tener el segundo embarazo y el parto. Dos bebés concebidos con menos de un año de diferencia suponen un mayor riesgo de parto prematuro, debido a que el cuerpo de la madre no se ha recuperado por completo. Si se espera entre 2 y 3 años, incluso cuando el primer parto fue por cesárea es posible tener un segundo parto vaginal.

El tamaño del bebé

Un parto de un bebé grande suele ser más lento y con más posibilidades de complicarse que el nacimiento de un bebé pequeño. Por fortuna, la naturaleza es sabia, y hace que los segundos bebés suelan ser los más grandes, coincidiendo con que el cuello uterino de la madre se dilata con más facilidad. Entonces, es posible que aún cuando tu segundo hijo tenga un peso considerable, igual el parto resulte más rápido que con el primero.

El tamaño no es todo, ya lo sabemos. Para el desarrollo del parto influyen condiciones como la ubicación de la placenta y la posición del bebé al momento de nacer, que puede variar entre uno y otro parto. Por supuesto que incluso cuando tu primer parto salió perfectamente, tu segundo bebé podría requerir inducción o incluso una cesárea en caso de que surja algún inconveniente.

La salud materna

Cómo llegas al parto depende en gran medida de tus condiciones de salud a lo largo del embarazo . Debes cuidarte y controlarte siempre, independientemente de que sea tu primer, segundo o séptimo parto. Las mujeres multíparas tienen más posibilidad de sufrir hemorragias debido a que las paredes del útero están más débiles después de haber soportado más de un embarazo. Por otro lado, condiciones como la preeclampsia son más frecuentes en las primerizas.

Tu experiencia previa

Al primer parto todas llegamos sin saber exactamente lo que nos tocará atravesar. A los partos siguientes llegamos con una experiencia que puede ser terrible, regular u óptima. Todo ello puede influirte: si has tenido un buen primer parto, seguramente al segundo llegues más relajada. En cambio, si la primera experiencia no fue buena, sería importante que trabajes durante el embarazo en prepararte física y mentalmente para que esta segunda experiencia sea mejor.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados