Postparto y pérdida de deseo

Comentar: (0)

Compartir:

¿Crees que eres la única que ha perdido las ganas de hacer el amor desde que nació el bebé? En absoluto: cuatro de cada cinco mujeres experimentan algún tipo de disfunción en el deseo sexual después del parto. Si te preguntas si es normal lo que te está ocurriendo, pues bien, lo es. Examinemos las causas.

Causas fisiológicas

Para empezar, está ese pequeño temita de que acabas de tener un niño, y que tu vagina al principio queda algo resentida después del trauma, más si has tenido episiotomía o desgarro. Los loquios, los entuertos y el reajuste que padece tu cuerpo postparto hacen que los médicos aconsejen esperar unas 6 semanas para retomar las relaciones (la famosa cuarentena).

Pero además, la pérdida de deseo se atribuye en buena medida a los cambios hormonales, como el descenso de los estrógenos y el aumento de la prolactina, encargada de producir la leche durante la lactancia materna. De hecho, en mujeres que dan de mamar la falta de deseo puede apreciarse hasta seis meses después del parto.

Causas emocionales

Cuidar a un bebé recién nacido es una tarea agotadora, que demanda las 24 horas los 7 días. Muchas mujeres atribuyen al cansancio su falta de libido. Además, al identificarse al cien por cien con el rol de madres, a algunas les cuesta volverse a asumir como amantes. Si para colmo de males sienten que su pareja no contribuye tan activamente con el cuidado del bebé –por ejemplo, sigue durmiendo toda la noche y ellas son las únicas que se despiertan- cierta cuota de resentimiento también repercute en la vida sexual.

Causas evolutivas

Parece ser que los humanos (¡y los canguros!) son las únicas especies de mamíferos en las cuales las hembras retoman las relaciones sexuales mientras aún están amamantando. Esto es un hábil truco de la naturaleza para prevenir un segundo embarazo mientras aún tienes todas las energías abocadas al cuidado de la nueva cría, bueno, tu bebé. Pero cuidado: que la lactancia reduzca las posibilidades de un nuevo embarazo no la hace un método de control natal fiable. Si no quieres quedarte embarazada de nuevo demasiado pronto, habla con tu médico acerca de anticonceptivos para esta etapa. Al menos, en cuanto estés lista para retomar las relaciones.

¿Y cuando le ocurre al papá?

En algunas ocasiones, es al hombre al que le disminuye el deseo sexual después de ser papá. Esto tiene que ver con varias cuestiones: si bien no ha pasado por los avatares físicos del parto, el haberlo presenciado puede dejarlo sensible, impresionado o hasta temeroso de hacerte daño. O quizá asocie tus pechos con la alimentación del bebé y le cueste volverlos a considerar objetos de deseo. Y recuerda que también él sufre el cansancio y las preocupaciones por atender al bebé, que hasta puede hacerlo experimentar un descenso en la hormona testosterona.

En fin, lo importante es que continúe habiendo comunicación, cariño e intimidad en la pareja. El sexo volverá con el tiempo.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies