Sí, así también se sienten las contracciones

Comentar: (0)

Compartir:

Sentir las contracciones

Si eres una embarazada primeriza, es posible que tengas muchas dudas sobre cómo identificar las contracciones, cómo se sienten y cuáles son las verdaderas de parto. Tal vez pienses que las contracciones son fuente de un dolor inconcebible, producto de las muchas escenas de películas y culebrones que las recrean. Pero, ¿te imaginabas que las contracciones podían asociarse a otras sensaciones?

Qué significa “contracción”

Cuando hablamos de contracciones nos referimos precisamente al endurecimiento involuntario del útero. La sensación más habitual es la de que la tripa se pone rígida de pronto. Pero las contracciones no necesariamente son dolorosas. Ocurre con las de Braxton-Hicks, que comienzan alrededor de la semana 25 de embarazo son esporádicas y a veces resultan imperceptibles.

 

Un dolor que llega… y que pasa

Las contracciones preparatorias, ya sean las de Braxton-Hicks o las de falso parto, que ocurren algunos días antes del mismo y que tienen la función de ir borrando el cuello del útero, se distinguen de las verdaderas no por su intensidad (puesto que a veces suelen ser dolorosas) sino por el hecho de que este dolor no se incrementa indefinidamente sino que se va, ya sea relajándonos, cambiando de posición o tomando el analgésico que nos indique el médico. Si tuviste una contracción muy dolorosa pero ya se pasó y no duele más, no te apresures en ir a la maternidad, pues todavía falta.

 

Dolor similar al de la regla

Muchas mujeres describen las molestias que producen las contracciones comparándolas al del dolor menstrual. Lo cierto es que al tener la regla, efectivamente sientes contracciones uterinas, ya que las paredes del útero se comprimen para eliminar bien el tejido del endometrio en el cual no se ha implantado ningún embrión. Claro que si tus períodos no suelen ser dolorosos, esto no te servirá de mucha referencia.

 

Dolor en la espalda

No todas las mujeres experimentan dolor en la tripa. Algunas embarazadas sienten las contracciones de parto como un fuerte dolor en la parte baja de la espalda, sobre todo en aquellos casos en las que el bebé está ubicado en posición cefálica posterior (el llamado “parto de riñones”), con su cabecita presionando tus nervios lumbares. Las contracciones de Braxton-Hicks, en cambio, se sienten en la parte baja del abdomen.

 

Presión en el pubis

También hay quienes describen las contracciones como un dolor fuerte en la cadera o una presión en el pubis, presión que es real porque la cabecita del bebé está haciendo fuerza en el canal de parto. No hace falta que nos indiquen que hay que empujar, ya que viene una necesidad muy intensa de hacerlo.

Recuerda que lo que te da la pauta de que las contracciones son de parto no es el dolor, sino la frecuencia y la regularidad de las mismas. Presta atención también a otros signos, como rotura de aguas o expulsión del tapón mucoso, de los que sin duda te hablarán en las clases de preparación al parto.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies