Utilidades: día del parto

Comentar: (0)

Compartir:

Utilidades: día del parto

El momento más esperado desde que recibes la noticia de que estás embarazada es, para el 100% de las futuras mamás, el día del parto. Y querer saber cuándo ocurrirá para poder estar lo más preparada posible es un deseo muy frecuente.

Para calcularlo de forma rápida sin tener que echar nuestras cuentas a ojo puedes usar nuestra calculadora , que te dirá automáticamente cuándo estaría previsto tu parto si llegaras a la semana 40 de embarazo. Solo tienes que intoducir la fecha de tu último ciclo.

Por supuesto, será tu ginecólogo quien te oriente acerca de cómo va tu embarazo y si hay probabilidad de que el parto se adelante o, por el contario, se atrase, pero para tener una idea aproximada de la fecha que tiene más posibilidades de ser la correcta, esta calculadora puede echarte una mano. El ginecólogo suele calcular la fecha probable del parto añadiendo 266 días al día en que se produjo la concepción. Pero como esa fecha no suele conocerse con exactitud, otra opción es sumar 280 días, el equivalente a 40 semanas, a la fecha del inicio de la última regla ya que lo habitual es que el embarazo dure 38 semanas a las que se suman dos más que corresponden al período de tiempo que va desde la fecha de la última menstruación hasta el día de la ovulación, que suele ocurrir precisamente unas dos semanas después de la regla. Es entonces cuando se puede producir la concepción.

 

¿Por qué puede adelnatarse o retrasarse el parto?

En ocasiones, el parto puede adelantarse por distintas causas. Es relativamente frecuente en los embarazos gemelares (hasta un 20% de las gestaciones múltiples no llegan a cumplir las 37 semanas de embarazo), y también pueden adelantarse los partos de las embarazadas muy jóvenes (menores de 18 años) y los de las que ya han cumplido los 40 años. Otras causas son un peso demasiado bajo en el feto, enfermedades maternas como diabetes, hipertensión o alguna cardiopatía, además de infecciones vaginales y urinarias o complicaciones como la preeclampsia, el desprendimiento de la placenta o un exceso de líquido amniótico. Los malos hábitos como consumir drogas o alcohol durante el embarazo, fumar o seguir una dieta poco equilibrada son factores que aumentan las posibilidades de parto prematuro.

Por el contrario, el parto puede retrasarse, y lo hace con frecuencia -se calcula que tres de cada diez madres dan a luz después de la semana 40 de embarazo- cuando las prostaglandinas, unas hormonas que se producen en las últimas semanas y provocan cambios en el cuello del útero e inducen las contracciones, se producen en menor cantidad. Además, las madres primerizas también tienen más posibilidades de que su parto se produzca algo más tarde porque habitualmente hacen falta algunos días más de gestación para que el cuello del útero se dilate y así pueda tener lugar el parto. La razón es que al no haber sido modificado por una dilatación anterior, se necesita más tiempo para que el cuello del útero se prepare para dar a luz.

 

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies