Parto

Imagen:

El parto en el agua

¿Estás pensando en dar a luz en el agua?

Imagen:

Cuidados tras el parto

Ya tienes a tu bebé contigo, y ahora que conoces esa felicidad no la cambiarías por nada del mundo.

Imagen:

Prepárate para llevar bien las molestias del posparto

Después de dar a luz tu cuerpo tiene que volver a la normalidad y necesita un tiempo de ajustes. Ciertas molestias son inevitables, pero pueden aliviarse con medidas muy sencillas.

Imagen:
Embarazada

Puerperio o cuarentena

El puerperio tiene una duración de ocho semanas. Durante este tiempo te acostumbras al nuevo día a día con el niño.

Si bien los servicios de la doula suelen ser más requeridos en el momento del parto, también hay mujeres que se especializan en el acompañamiento de las madres que acaban de dar a luz.
Una de las funciones más importantes de las doulas es acompañar a las mujeres durante su trabajo de parto. Si bien su función no es reemplazar a los médicos, enfermeros ni a la matrona, la doula aporta experiencia, tranquilidad e información a las parturientas, aconsejándolas y sosteniéndolas para que vivan plenamente ese momento único.
Tras el parto puede aparecer lo que técnicamente se llaman loquios, que no son otra cosa que sangrado postparto. Esta clase de sangrado son secreciones vaginales que, entre otras cosas, contienen restos de placenta, moco cervical, secreciones vaginales y sangre.
Después de producirse el parto, muchas mujeres suelen experimentar lo que se conoce como recaída postparto, lo que hace que puede que en un momento estén muy bien de ánimo y al minuto se puedan encontrar desanimadas, con depresión, llorando, problemas de concentración, cansancio, pérdida del apetito, etc.
Después del nacimiento de tu bebé es probable que experimentes algunas molestias: los dolorosos entuertos, los abundantes loquios, tirantez en la zona de la episiotomía o la cicatriz de la cesárea, y para tu sorpresa, también puede aparecer resequedad vaginal. ¿A qué se debe, y cómo se la puede tratar?
Permitir cookies