¿Pies hinchados? Las mejores soluciones | LetsFamily
embarazo
Actualidad

¿Pies hinchados? Las mejores soluciones

Cuidar los pies es algo necesario para todos y en el embarazo aún más, así evitaremos la hinchazón y luciremos unos pies más bonitos y saludables.

Estos consejos son para usarlos siempre, pero si estás embarazada, ¡no los olvides!:

  • Es necesario mantenerlos muy hidratados, de esta forma evitaremos las heridas y aplícate un producto específico; no te olvides de exfoliarlos para eliminar callos, durezas, etc. Existen calcetines exfoliantes o productos específicos; mueve las piernas mientras estás tumbada como si montases en bicicleta para que circule la sangre y el líquido retenido y no se acumule todo en los pies; unos masajes con agua fría para activar la circulación viene perfectos, de abajo hacia arriba (de esta forma evitarás calambres, hormigueos…)
  • No olvidéis, cuando sea posible, poner los pies en alto. Por ejemplo, durante el trabajo en un reposapiés; en casa, encima de unos cojines. Un buen truco para ello, es ponerte en postura de L, con las piernas en vertical en la pared. De esta forma fluye mejor toda la circulación (con 10 minutos basta). Podéis también friccionar las piernas con un poco de alcohol.
  • Recordad no pasar demasiado tiempo sentadas porque puede provocar más hinchazón. Levantarnos cada ratito y dar un pequeño paseo ayudará a la circulación; por otro lado, intentad mantener la temperatura corporal fresca.
  • Andar cuando sea posible descalza es una gran ayuda: en la hierba, en la arena de la playa, alfombras o moquetas…Esto hará que la circulación se reactive.

¿Qué zapatos usamos?

Con lo que más cómodas nos encontremos: sandalias o zapatos cerrados. Si usamos sandalias, el mejor modelo es aquel que no tiene tacón, pero tampoco es plano y, en la medida de lo posible, buscar zapatos cuyas tiras sean elásticas para que no nos aprieten.

Si, por el contrario, decidimos usar un zapato cerrado, podemos usar uno de una talla más para que no nos haga rozaduras al tener los pies más hinchados.

Elijamos el que sea, es importante que estemos cómodas con el calzado y, sobre todo, que nos proporcione equilibrio, así que, di adiós a los tacones unos meses. Además de hacer que tengamos el cuerpo en una postura poco natural, puede desequilibrarnos. Tres centímetros como mucho de altura.

Podemos ponernos zapatos con adornos, sí, pero siempre cuidando nuestros pies, evitando que nos queden justos. Además, los zapatos de cordones o las hebillas requieren abrocharlos por lo que en los últimos meses de embarazo, puede ser complicado agacharnos.