Porteo: la bandolera de anillas | LetsFamily
embarazo
Actualidad Uncategorized

Porteo: la bandolera de anillas

¿Cómo es la bandolera de anillas?

Consiste en un rectángulo de tela con dos anillas metálicas cosidas en uno de los extremos que permiten hacer ajustes para adaptar el amarre al cuerpecito del bebé, y también al porteador. Se la coloca sobre un hombro y se la cruza sobre el cuerpo, para llevar al bebé del lado contrario. La tela, que no suele medir más de dos metros de largo, es más fácil de manejar que la del fular, pero el ajuste que permiten las anillas no es tan preciso. De todas maneras, es un buen sistema de porteo para la etapa de los bebés en la cual ya van sentados.

¿Para qué edades y tamaños sirve?

En principio se la puede utilizar con bebés recién nacidos, siempre y cuando se los coloque en posición vertical y con las piernas en “ranita”. Sin embargo, la mayoría de las familias escoge la bandolera cuando los bebés logran sentarse por sí solos con adecuado control de su cabecita, y quieren disfrutar de una vista panorámica de su entorno, o cuando quieren subir y bajar con frecuencia porque han comenzado a desplazarse por sus propios medios.

Algunas de sus ventajas

En principio es un portabebés versátil, no viene en tallas y se puede adaptar a todas las etapas del porteo. Es mucho más sencilla de colocar que otros sistemas de porteo, en especial para llevar a la cadera. Y permite amamantar con facilidad colocando al bebé en posición “cunita”, siempre y cuando recordemos que esta postura no es la más conveniente, que sólo se debe utilizar cuando están cogidos al pecho y siempre controlando que las vías respiratorias del bebé estén despejadas por completo.

Desventajas a tener en cuenta

En primer lugar, hay marcas comerciales que ofrecen bandoleras con anillas plásticas: no hay que elegirlas. Las anillas deben ser de metal sin soldaduras, para garantizar la seguridad del bebé. Por otro lado, al ser un sistema que se apoya solamente sobre un hombro y que distribuye el peso por la espalda, pero no en la cintura, es menos ergonómico que otros. Por último, el ajuste de las anillas requiere de cierta práctica: ten paciencia, que con el uso y los lavados progresivos la tela se va ablandando.

Como ocurre con otros sistemas de porteo, a fin de cuentas depende de los gustos personales. Será cuestión de probar hasta encontrar el más conveniente.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: