Preconcepción

En esta sección te recomendamos las mejores ideas para quedarte embarazada. Como por ejemplo, tener una cena romántica con tu marido.

Buscar un embarazo puede ser una aventura maravillosa si se vive con paciencia y amor… pero también puede tornarse sumamente frustrante cuando pasan los meses y el bebé no llega. Las parejas tienden a sentirse cada vez más ansiosas, a pensar que hay algún problema en ellos, o a sentir que jamás les tocará. Por eso, si en tu entorno cercano sabes de personas que hace un tiempo están tratando de concebir, procura no decirles cosas como estas:
Existen numerosos métodos anticonceptivos que permiten que cada pareja decida su planificación familiar. Algunos de ellos se caracterizan por ser totalmente naturales, es decir, que no requieren de ningún dispositivo mecánico ni químico para impedir la concepción. Uno de ellos es el llamado método MELA (o de amenorrea de la lactancia), ideal para parejas que quieren espaciar el nacimiento de sus niños. ¿En qué consiste? ¿Qué tan seguro es?
¿Estás buscando tu segundo embarazo y aún tu bebé sigue tomando el pecho? Seguramente el consejo que recibas de tus conocidos y hasta del médico es que lo destetes. En efecto, la lactancia materna puede interferir en las posibilidades de quedarte embarazada (y, de hecho, muchas parejas confían en la lactancia como un anticonceptivo natural). Sin embargo, sí es posible lograr un embarazo mientras continúas dando el pecho a tu hijo mayor. Aquí te damos algunos consejos para conseguirlo.
No es fácil mantenerse optimista cuando estás buscando un embarazo, y mes a mes te vuelve a sorprender tu menstruación. Es muy común desanimarse, sentirse frustrada y pensar que nunca nos tocará. Sin embargo, conservar una actitud positiva es muy importante para tu bienestar, no solo emocional sino también físico: el estrés, la ansiedad y la depresión generan hormonas que hasta pueden interferir con la fertilidad. Aquí te damos algunas sugerencias para que puedas relajarte y disfrutar más durante tu búsqueda.
La noche de San Juan, del 23 al 24 es una noche mágica. Es el solsticio de verano, la noche más corta del año, y desde la antigüedad se ha vinculado con rituales de vida, purificación y… fertilidad.