Adelgazar antes de quedarte embarazada

Comentar: (0)

Compartir:

Si tienes unos kilos de más y deseas ser madre, debes saber que adelgazar te acerca a tu objetivo.

Sí, las probabilidades de concebir un hijo son mayores cuanto más cerca estés de tu peso ideal. Si tienes unos kilos de más y deseas ser madre, debes saber que adelgazar te acerca a tu objetivo. El sobrepeso y la obesidad no impiden la concepción, pero son negativos para la fertilidad porque altera algunas funciones hormonales que pueden repercutir en la ovulación y causar ciclos irregulares. 

Un embarazo sin obesidad os beneficia a ti y al bebé

Hay otros dos motivos importantes para llegar al embarazo con un índice de masa corporal (IMC) saludable. El primero es que el exceso de peso está relacionado con patologías como la diabetes gestacional y la preeclampsia durante la gestación y con partos más largos y dificultosos, además de reducir las probabilidades de que el embrión sea viable en la fase inicial del embarazo. El segundo, que la obesidad repercute en el bienestar del feto y en la salud de tu hijo a largo plazo. Durante el embarazo, el futuro bebé desarrolla lo que se llama memoria metabólica (o programación fetal) en función de las condiciones que encuentra en el útero materno. Los investigadores han descubierto que los hijos de embarazadas obesas tienen más probabilidades de ser obesos de adultos y de desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2, osteoporosis o enfermedades cardiovasculares. 

¿Qué dieta es la más adecuada si quiero perder peso antes de quedarme embarazada?

No tiene sentido adelgazar con dietas poco equilibradas que pueden causar carencias nutricionales. Tienes que llegar a la concepción en las mejores condiciones posibles. Explica a tu médico que quieres tener un hijo y pídele que te aconseje sobre la mejor manera de adelgazar.
Muchas dietas para perder peso implican una reducción del consumo de carbohidratos (pan, pasta, cereales, patata…), pero eso no es lo ideal antes de un embarazo. La idea es consumir carbohidratos de calidad, con preferencia por los cereales integrales, proteínas con poca grasa (pescado, pollo, conejo, pavo…), frutas, verduras, lácteos desnatados y legumbres, y evitar los precocinados, los dulces, la bollería y las preparaciones con mucha grasa. Es conveniente comer al menos cinco veces al día y hacer ejercicio moderado, aunque sea caminar media hora al día a buen ritmo.

¡Ánimo! Tu embarazo está cada vez más cerca.

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
2

Average: 2 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies