Claves y errores frecuentes con el test de ovulación

Comentar: (0)

Compartir:

Claves y errores frecuentes con el test de ovulación

Los tests caseros de ovulación pueden ser una herramienta eficaz para ayudarnos a concebir un bebé, siempre y cuando sepamos utilizarlos e interpretarlos bien. Estas pruebas nos permiten conocer mejor nuestros ciclos para así incrementar las posibilidades de lograr el embarazo. He aquí cinco tips para que te sean realmente útiles y no malgastes tu tiempo y dinero.

Reconoce otros signos de la ovulación

Antes de salir corriendo a comprar las dichosas varillas, es mejor conocer tu propio cuerpo y tratar de reconocer la ovulación por métodos naturales. ¿Has probado tomar tu temperatura basal? Consiste en medir la temperatura de tu cuerpo inmediatamente al despertar, antes de salir de la cama. La temperatura suele ser más elevada cuando se produce la ovulación. Otro método es prestar atención al moco cervical –flujo blanquecino que sale por la vagina- que se vuelve blanco y más consistente cuando se libera el óvulo.

Monitorea al menos tres ciclos

El test de ovulación no te indica cuándo comenzar a mantener relaciones sexuales, ya que un resultado positivo implica que apenas quedan unas horas antes de que pase la “ventana de oportunidad” para fecundar el óvulo. Por eso, lo mejor es llevar un control de tu ovulación durante algunos meses –por lo menos tres- para así tener relaciones los días previos a la ovulación, aumentando las posibilidades de éxito.

El mejor momento del mes para comenzar a usar el test

En principio se calcula que la ovulación se produce, no en la mitad del ciclo, sino dos semanas antes de menstruar. Por eso, si tus ciclos duran 33 días, la ovulación posiblemente se produzca en torno al día 19. En ese caso, comienza a utilizar las varillas unos días antes, el día 15 en este ejemplo. Las cosas pueden complicarse un poco más si tus ciclos son irregulares.

No hagas el test por la mañana

La concentración de la hormona LH puede ser mayor durante las mañanas, y arrojar falsos resultados positivos. Por eso, a diferencia de lo que se recomienda con los tests de embarazo, en es mejor esperar otro momento de día para realizar las pruebas de ovulación.

No te obsesiones

Puede ser muy frustrante ver resultado negativo tras resultado negativo en estos tests, y comprobar que no ovulas todos los meses. Lo cierto es que en algunas mujeres, el positivo solamente dura algunas horas, así que puede que hayas ovulado y aún con el test no te hayas dado cuenta del momento. De cualquier manera, el estrés y la ansiedad no son aliados de la concepción. Si con los tests de ovulación solo consigues obsesionarte, será mejor que suspendas su uso, y en su lugar procures relajarte y dejarte llevar.

 

 

¿Cuáles son los errores que pueden ocurrir con frecuencia?

Estas pruebas pueden convertirse en un instrumento valioso para conocer mejor tus ciclos, detectar tus días fértiles y mejorar las posibilidades de conseguir quedarte embarazada. Sin embargo, si quieres que te resulten verdaderamente útiles, procura no cometer alguna de las siguientes equivocaciones.

No leer las instrucciones

No todos los test de ovulación que se venden en el mercado son iguales. Por más que te parezca que realizarlos es muy sencillo, asegúrate de leer con cuidado las recomendaciones de cada fabricante para sacar el mayor provecho de la prueba. Por ejemplo, en qué horarios conviene realizar el test, en qué momento del ciclo, etc.

Cuidado con las líneas tenues

Puede que al percibir una leve sombra en la línea del positivo interpretemos que estamos ovulando. Pero lo cierto es que la hormona LH (la que detectan estos tests) circula en el organismo durante todo el ciclo menstrual. Lo que hace durante la ovulación –o mejor dicho, justo antes de ovular- es elevar su concentración. Un verdadero positivo en estos tests es una línea igual de marcada que la de control, o aún más.

Pensar que la falta de positivos implica un problema

Normalmente, el pico de la hormona es bastante breve (a veces, dura menos de un día), por lo que puede pasar que en algún ciclo no obtengas ningún resultado positivo en el test de ovulación. Esto por sí solo no quiere decir que en ese ciclo la ovulación no se haya producido, ¡ni mucho menos que tengas un problema de fertilidad! Prueba realizar el test dos veces al día en el próximo ciclo. Pero si te das cuenta de que los constantes negativos te frustran, es mejor olvidarse del test de ovulación y emplear otros métodos, como medir la temperatura basal.

Postergar las relaciones hasta el resultado positivo

El propósito del test de ovulación es que conozcas mejor tus ciclos y puedas predecir el momento de tu ovulación para así mantener relaciones desde unos días antes de que se produzca la misma. De esta manera, como los espermatozoides sobreviven varios días en el útero, aprovechas mejor la ventana de oportunidad cada ciclo, pues el óvulo no dura más de 12-24 horas.

Deshacerse inmediatamente del test

Si te cuesta interpretar los tests y reconocer el incremento de LH, una buena idea es conservar en una bolsa plástica las tirillas usadas, cada una con su fecha, para así poder compararlas cuando termines de realizar todas las pruebas. Puede que aunque ninguna línea se vea perfectamente definida, sí notes cierta progresión a lo largo del ciclo y así puedas reconocer cuándo se produjo la ovulación. Aprovecha esta información para el próximo mes.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
1

Average: 1 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies