Cómo afecta el tabaco a la fertilidad

Comentar: (0)

Compartir:

Fumar afecta a la fertilidad

Habrás escuchado que una de las primeras recomendaciones cuando te quedas embarazada es dejar de fumar. Pues bien, lo cierto es que habría que hacerlo incluso antes, cuando empieces a soñar con un bebé. ¿Por qué?

Una de cada tres mujeres españolas en edad fértil es fumadora. Vamos, que lo mejor sería no probar nunca el primer cigarrillo. Pero puesto que ya fumas, si quieres empezar a buscar un embarazo, lo mejor es despedirte cuanto antes de este hábito nocivo, y no esperar a que el test dé positivo para cortar el hábito. En efecto, el tabaco es el agente externo que más afecta tus posibilidades de concebir. Y no solamente te corresponde a ti dejarlo, sino también a tu pareja.

Fumar afecta mucho más que los pulmones

Todos sabemos que el fumar es perjudicial para la salud. Pero, ¿se te ocurrió pensar que además de mayor riesgo de cáncer y de enfermedades coronarias, también tu salud reproductiva podría verse afectada? Pocos fumadores lo saben, pero la nicotina y otras sustancias tóxicas que contiene el cigarrillo afectan el desarrollo de las células reproductivas. Las mujeres que fuman tienen peor calidad de ovocitos (óvulos antes de madurar) y menor reserva ovárica. También a los varones les afecta la calidad de sus espermatozoides.

Por supuesto que en el embarazo también el fumar perjudica al bebé: hay mayores posibilidades de tener embarazo ectópico, dar a luz a un niño prematuro o de bajo peso al nacer. Pero no deberías esperar a quedarte embarazada para dejar de fumar, porque entonces puede que termines esperando mucho más de lo que te imaginas.

Quienes fuman tienen a la estadística en su contra

Hay diversos estudios que comprueban que la posibilidad de quedarse embarazada un ciclo cualquiera es un 30% menor para las mujeres fumadoras, y puede verse reducida aún más si a este hábito se le suman el consumo excesivo de cafeína y la obesidad. Pero además, el fumar puede acelerar la menopausia en hasta dos años, acortando los plazos para lograr un embarazo.

¿Y qué hay de los tratamientos de fecundación asistida? Lamentablemente, tampoco garantizan igualdad de condiciones para las fumadoras que para quienes no fuman: las tasas de éxito son más bajas y se necesitan dosis mayores de medicamentos para estimular los ovarios.

¡Este panorama es desolador! ¿Qué hago?

Por supuesto que deberías dejar de fumar. La buena noticia es que en un año, el organismo se limpia lo suficiente como para revertir estos perjuicios e igualar tus posibilidades de concebir a las de mujeres no fumadoras. El dejar de fumar es más sencillo cuando se acompaña de otros hábitos de vida saludables, como alimentarse bien y hacer ejercicio.

No vamos a mentirte, abandonar esta adicción es difícil. Pero la motivación de quedarte embarazada y dar a luz un bebé sano puede ser un gran aliciente para que lo logres, mejorando no solo tu salud reproductiva, sino tu calidad de vida en general.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados