El milagro de los bebés arcoíris | LetsFamily
embarazo
El milagro de los bebés arcoíris

El milagro de los bebés arcoíris

En efecto, los bebés arcoíris son los que llegan después de una pérdida, a iluminar y devolver la alegría a sus familias.

El bebé estrella

Se ha acuñado el término “bebé estrella” para referirse a aquellos niños que solo pudieron vivir en la barriga de su madre, o bien que partieron a poco de nacer. Ya sea que se trate de una pérdida del embarazo o de un bebito que por la causa que sea no pudo crecer y no pudimos acunar en brazos, se trata para sus madres y sus padres de una presencia real, de un hijo que pasó por sus vidas cambiándolas para siempre y que también por siempre formará parte de ellas. En nada puede compararse el dolor a perder a un hijo, y toda pareja en esta situación debe aceptar poco a poco la idea de que nadie reemplazará jamás al bebé que se ha ido.

¿Cuándo estamos listos para volverlo a intentar?

No existe una única respuesta a la pregunta de cuándo buscar un nuevo embarazo después de perder un bebé. Los médicos pueden aconsejarnos respecto a nuestro cuerpo (y no es lo mismo que el útero se recupere de un aborto espontáneo en el primer trimestre que de un parto o una cesárea). Pero solo nosotros sabremos cuando, detrás de todo el inmenso dolor, sentimos que podemos darle una nueva oportunidad a la esperanza. A veces ocurren las sorpresas, y los bebés arcoíris llegan sin ser planeados cuando menos los estábamos esperando.

Por qué el arcoíris es un milagro

Si nos atenemos estrictamente a lo que dice la ciencia, no necesariamente es “milagroso” concebir después de una pérdida, ya que según hayan sido los motivos, muchas mujeres pueden concebir y gestar bebés sanos aún cuando hayan tenido una o más gestaciones que no llegaron a buen puerto. Pero de cualquier manera, un bebé arcoíris tiene algo de especial y mágico. ¿Por qué?

Pues porque así como después de la peor tormenta vuelve a salir el sol, los bebés arcoíris nos recuerdan que la vida, el amor y la esperanza se abren camino aún en la adversidad. Nos devuelven la sonrisa y las ganas de despertar cada mañana, aunque sigamos echando de menos a ese bebé estrella que no pudo ser.

Afrontar la pérdida no quiere decir olvidar

Si te ha tocado ser madre o padre de un bebé arcoíris, está bien que te alegres y que recuperes la esperanza. Ello no disminuye en nada el profundo amor que sentirás toda tu vida por el bebé estrella.

Pero sí resignificará la pérdida, te dará nuevos proyectos y horizontes más amplios. Y no te preocupes, que habrá amor de sobra en tu corazón para tu bebé arcoíris y para otros hijos que pudieras tener: el amor no se divide, se multiplica.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: