Fertilidad | Mitos: ¿qué es verdad y qué no? | LetsFamily
embarazo
fertilidad

Mitos sobre fertilidad: ¿qué es verdad y qué no?

La fertilidad es la capacidad fisiológica de los seres vivos para reproducirse. No hay que confundir fertilidad con fecundidad. La fecundidad se refiere a los hijos nacidos y la fertilidad a la capacidad de tenerlos.

Se puede ser fértil y no haber tenido aún ningún hijo, o se puede haber tenido hijos (ser fecundo) y, en cambio, ya no ser fértil.

Desmontamos algunos mitos muy populares sobre la fertilidad.

  • Hay que hacer el amor todos los días para lograr un embarazo

 Un mito muy extendido es el que dice que para quedarse embarazada es necesario hacer el amor a diario. En todo caso, puede ser aconsejable mantener relaciones sexuales en días alternos próximos a la fecha de la ovulación. Una frecuencia mayor no es conveniente: cuando el hombre eyacula demasiado a menudo, la calidad del semen disminuye, ya que aumenta la presencia de espermatozoides inmaduros.

  • Es necesario un orgasmo en la mujer para facilitar el embarazo

Los que afirman esto argumentan que las contracciones vaginales que se experimentan durante el orgasmo son necesarias para conducir el semen hacia el útero, pero es completamente falso.

  • El estrés no afecta a la fertilidad

Está demostrado que las situaciones agobiantes y los trastornos emocionales pueden provocar alteraciones del ciclo menstrual y dificultar la concepción. De ahí que, cuando el embarazo se hace esperar, se recomienda que la pareja trate de vivir el proceso con tranquilidad y sin ansiedad.

  • Hacer o no deporte no influye en la fertilidad

La actividad física moderada es siempre recomendable, aunque no tiene efectos directos sobre las posibilidades de lograr el embarazo. Por el contrario, se cree que hacer deporte en exceso sí puede afectar negativamente, como cualquier situación extrema, a la capacidad de concebir.

  • El tabaco y el alcohol no afectan negativamente a la fertilidad

El tabaco disminuye la fertilidad en hombres y mujeres y esto es más evidente cuanto más tiempo lleve cualquiera de los miembros de la pareja fumando. Respecto al alcohol, no hay constancia de que un consumo ocasional incida en la

capacidad de concebir. En situaciones de alcoholismo, sin embargo, sí puede darse una disminución en la cantidad y calidad de los espermatozoides.

  • La dieta no tiene ningún impacto sobre la fertilidad

La dieta no va a aumentar las probabilidades de quedar embarazada. Ahora bien, todos los cambios que impliquen mejorar la alimentación (comer más variado y equilibrado, aumentar el consumo de verduras, evitar los aditivos, etc.) serán beneficiosos para la salud de la pareja.

Hábitos positivos para favorecer la fertilidad

 Hay actitudes y hábitos que podemos adoptar para favorecer la fertilidad:

  • Abandonar los hábitos tóxicos, como por ejemplo el tabaco, el alcohol y las drogas, que pueden afectar a la fertilidad, tanto femenina como masculina.
  • Alimentarse bien y mantenerse en un peso adecuado. El sobrepeso o la extrema delgadez pueden afectar a la fertilidad, pues ambos factores suelen causar desarreglos en el ciclo menstrual. En los hombres, la obesidad es una de las causas de la infertilidad.
  • Evitar el estrés. En la actualidad es uno de los factores que más dificultan el embarazo. Puede afectar a los ciclos menstruales y a los niveles de espermatozoides.
  • Al hombre se le aconseja no usar prendas ajustadas que compriman los genitales: el aumento de temperatura puede alterar la cantidad y calidad del esperma.

Escrito por SerPadres