Posibles causas y tratamientos de la infertilidad

Comentar: (0)

Compartir:

Hablamos de infertilidad para referirnos a ciertas dificultades puntuales que tienen algunas parejas para lograr formar una familia. Puntualmente, los médicos denominan infertilidad al caso de parejas que logran concebir un bebé, pero no pueden llevar a término el embarazo. En eso se diferencia de la esterilidad, que es cuando no se logra la concepción en ningún momento. Aprendamos más acerca de posibles causas y tratamientos de la infertilidad.

¿Cuándo se habla específicamente de infertilidad?

Se calcula que uno de cada cinco embarazos termina en un aborto espontáneo, producido por causas naturales generalmente en el primer trimestre. Pero ello no significa que una mujer que ha atravesado esta dolorosa pérdida tenga necesariamente un problema de infertilidad. Para realizar la consulta y los estudios pertinentes, se suele aconsejar esperar a que sean tres pérdidas consecutivas (o dos en mujeres mayores a 35 años, si tenemos en cuenta que con la edad disminuyen las posibilidades de dar a luz un hijo). También existe lo que se conoce como infertilidad secundaria, que es el sufrimiento de pérdidas consecutivas después de sí haber podido tener un bebé.

 

Posibles causas

Es terriblemente frustrante y doloroso para una pareja lograr el ansiado resultado positivo en el test de embarazo, solo para ver cómo su ilusión naufraga una y otra vez. ¿Por qué un embrión que consigue implantarse no llega a término? Puede haber problemas hormonales en la embarazada, como hipotiroidismo. Puede deberse a un problema en la coagulación, como ocurre con la trombofilia. Puede haber problemas genéticos en uno o ambos miembros de la pareja que hagan que los embriones resultantes de la fecundación resulten inviables. La posibilidad de que se produzcan estos problemas aumenta con la edad de la mujer.

Otra causa muy frecuente, cuando se trata de infertilidad y no de esterilidad, es algún tipo de malformación o lesión en el útero, que si bien permite en un principio la implantación, no deja que el bebé crezca. Por ejemplo, cuando las pérdidas se producen ya avanzado el embarazo puede sospecharse de incompetencia cervical (un cuello del útero demasiado débil para soportar el peso creciente del bebé).

Finalmente, hay algunos factores externos como la obesidad, el tabaquismo, algunos medicamentos o la exposición a radiación o contaminación que también están asociados a las pérdidas recurrentes del embarazo.

 

¿Cómo se puede tratar la infertilidad?

Existen tratamientos puntuales para causas como la trombofilia o el hipotiroidismo. También en el caso de incompetencia cervical puede ayudar un cerclaje uterino. Cuando las causas son genéticas, en general se requieren tratamientos de mayor complejidad.

En ese sentido, una de las posibilidades si se planifica una fecundación in vitro es realizar un DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional) que permite detectar posibles enfermedades genéticas y asegurarse de que los embriones que se implanten sean sanos. Se trata de un estudio muy costoso y complejo, no exento de dilemas éticos, por lo que la legislación española solo lo contempla en casos puntuales.

 

Si te ha interesado este tema, puede que te interesen los siguientes artículos:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados