¿Puedo tener un bebé si padezco una trombofilia?

Comentar: (0)

Compartir:

Las trombofilias son diferentes afecciones de la sangre en las cuales hay un exceso o un defecto de producción de determinadas proteínas, y por eso en la sangre tienden a aparecer coágulos. Existe una trombofilia que es hereditaria y otra que es adquirida. Esta última, sobre todo, puede causar problemas en los embarazos. ¿Qué posibilidades tienes de tener un hijo si padeces de esta enfermedad?

¿Quiénes son propensos a padecer de trombofilia?

Tanto hombres como mujeres pueden padecer una trombofilia (se calcula que alrededor del 15 por ciento de las personas), y muchos de ellos no lo saben. Lamentablemente, por la complejidad de los estudios para detectarla, no se indican de rigor, sino en casos en los que una mujer ha tenido ya dos o tres pérdidas en el primer trimestre, o bien una pérdida de un embarazo más avanzado.

Indicaciones para una consulta prenatal incluyen: antecedentes familiares de infarto o ACV antes de los 50, intensos dolores de cabeza, problemas de memoria, mareos, convulsiones y várices en las piernas. También tienen más riesgo las mujeres que toman píldoras anticonceptivas con estrógenos, quienes se sometan a tratamientos de estimulación ovárica o terapias hormonales.

¿En cuántos casos afecta al embarazo?

Los especialistas aclaran que la trombofilia no es la principal causa de pérdida de los embarazos, que en la mayoría de los casos se interrumpen naturalmente por alteraciones cromosómicas en el embrión. Sin embargo, si se confirma el diagnóstico es muy importante recibir un tratamiento, ya que los trombos (coágulos) de la sangre impiden la correcta irrigación a la placenta. Una mujer con trombofilia no tratada tiene un 20 por ciento de posibilidades de dar a luz a un bebé sano, pero con el tratamiento adecuado tiene entre un 80 y un 90.

¿De qué manera se puede tratar?

Uno de los principales tratamientos es la aplicación diaria de inyecciones de heparina, un anticoagulante. Esto evitará que se produzcan los coágulos y que la sangre llegue a nutrir al bebé adecuadamente. Por lo demás, una embarazada con trombofilia debe seguir los mismos cuidados de cualquier otra relativos a la alimentación saludable, el ejercicio y evitar conductas de riesgo.

¿Cómo será mi embarazo?

En principio, se considera un embarazo de riesgo por lo que hay mayor necesidad de controles y seguimiento. Además de tu obstetra deberás atenderte con un hematólogo y realizar con mayor frecuencia ecografías y ecodoppler para controlar el crecimiento de tu bebé. Por lo demás, tienes que aferrarte a las esperanzas y encarar la gestación con optimismo: el embarazo de una mujer con trombofilia, siempre que siga el tratamiento indicado, puede llegar a buen término sin complicaciones.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados