¿Qué cuidados especiales necesitas antes y después de una FIV?

Comentar: (0)

Compartir:

España es el país europeo donde nacen más bebés gracias a la técnica de reproducción asistida conocida como fecundación in vitro. Por año se calcula que 25.000 bebés vienen al mundo gracias a esta ayuda que puede proporcionar la ciencia a parejas con problemas de infertilidad. 

La FIV es un tratamiento complejo y costoso, y requiere de ciertos cuidados especiales para maximizar las posibilidades de éxito de cada intento. Veamos algunas de ellas.

¿En qué consiste la FIV?

Se llama fecundación in vitro a la unión entre un óvulo y un espermatozoide en el laboratorio, para de este modo obtener un embrión que posteriormente es implantado en el útero de la futura madre. Existen variantes en el tratamiento –por ejemplo, se puede distinguir entre la FIV tradicional y la ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides), que es más compleja. También se puede realizar una FIV con óvulos propios o de una donante, así como con esperma de la pareja o bien de un donante.

¿Quiénes pueden beneficiarse de esta técnica?

La FIV está indicada en parejas que ya han probado técnicas menos complejas (como la inseminación artificial) y estas han fallado, en mujeres con algún tipo de disfunción ovárica, malformaciones en las trompas de Falopio que dificultan la fecundación, o en hombres con algún problema en su esperma –por ejemplo, baja movilidad de los espermatozoides. En todos estos casos, es difícil o imposible que el embarazo se produzca naturalmente, pero es posible que el embrión se implante y que la gestación siga su curso.

¿Qué estudios necesita realizarse la mujer receptora?

Antes de una FIV se requieren ciertos estudios y preparación. A la mujer se le realiza una ecografía, análisis de sangre para corroborar niveles de hormonas y descartar la presencia de enfermedades infecciosas, y una prueba de catéter para establecer cuál es el más adecuado para el momento de la transferencia. El ginecólogo indicará la toma de progesterona, por lo menos durante el primer trimestre de embarazo.

¿Cómo es el embarazo?

Después de la transferencia de embriones en la clínica, la mujer debe guardar reposo durante media hora, y después irse a casa y continuar con su vida normal. Las precauciones no son demasiado diferentes de las de cualquier mujer en el primer trimestre de embarazo (evitar esfuerzos, descansar lo suficiente, mantenerse bien hidratada). Se aconseja interrumpir las relaciones sexuales hasta que se confirme el embarazo.

Por lo demás, una vez que el embrión se ha implantado, los riesgos de un embarazo con FIV no son diferentes a los de cualquier otro y las recomendaciones de cuidados especiales pueden deberse, en todo caso, a la edad avanzada de las mujeres que suelen beneficiarse de estas técnicas. Estos bebés estadísticamente no tienen mayores riesgos de complicaciones que cualquier otro. Un posible riesgo adicional es la posibilidad de embarazo múltiple cuando se transfiere más de un embrión, pero en la actualidad esto ocurre menos que hace unos años.

Puede que también te interesen los siguientes artículos:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados