¿Qué es la temperatura basal, y cómo medirla?

Comentar: (0)

Compartir:

Temperatura basal

Tal vez hayas escuchado hablar de un método natural que permite conocer cuando estás ovulando y, por lo tanto, reconocer los días más fértiles de tu ciclo y lograr un embarazo muy pronto. Se trata del método de la temperatura basal. Aquí te contaremos en qué consiste, cómo se debe realizar y de qué manera puede ayudar para quedarte embarazada.

¿A qué se llama temperatura basal?

Se conoce como “temperatura basal” aquella que la persona tiene cuando duerme, que es más baja que la de otros momentos del día, ya que el organismo se encuentra inactivo. Su importancia radica en que las mujeres experimentamos una subida de nuestra temperatura basal -de 2 décimas aproximadamente- después de producirse la ovulación, y hasta uno o dos días antes de menstruar. Por lo tanto, llevar un registro diario de la temperatura basal permite monitorear nuestros ciclos, saber su duración, si son regulares, si siempre ovulamos, etc.

¿Cómo se debe tomar?

Para conocer la temperatura basal hay que hacerlo en el momento exacto en que nos despertamos después de haber dormido entre 6 u 8 horas, y antes de hacer ninguna actividad (ni siquiera beber agua, hablar o ir al baño). Para tomar la temperatura se utiliza un termómetro basal (recomendado por su precisión), siempre el mismo, que debemos dejar al alcance de la mano en el momento de irnos a dormir, y que debe colocarse bajo la lengua, en la vagina o en el recto. La temperatura debería tomarse siempre a la misma hora, o registrando si es que hubo alguna variación. También hay que aclarar si estabas cursando alguna enfermedad en ese momento. Es necesario anotar los valores de la temperatura a diario durante por lo menos tres meses para encontrar un patrón.

¿Para qué sirve registrarla?

Cuando hayas registrado al menos 90 días seguidos la temperatura, puedes utilizar diversas aplicaciones online o en tu móvil para elaborar una curva. Observarás que los días del ciclo con temperatura más baja son tus días “infértiles”, y que la ovulación se produce el día en que la temperatura sube. En los meses subsiguientes puedes aprovechar esta información para concebir un bebé: lo ideal es comenzar a tener relaciones un par de días antes del que normalmente sueles ovular, sabiendo que a los espermatozoides puede llevarles de 24 a 48 horas alcanzar el óvulo, y que este no vive más de 24 horas.

¿Qué otros datos puede arrojar el método?

Si tus períodos con temperatura basal elevada son muy cortos, o bien no observas variaciones en algunos ciclos, esto puede indicar algún problema con la ovulación que deberías consultar con el médico. Los ciclos irregulares no implican la imposibilidad de un embarazo, pero sí que puede llevarte más tiempo al no poder calcular con precisión cuándo estás ovulando.

Finalmente, una temperatura basal elevada que no disminuye cuando debería hacerlo (uno o dos días antes de menstruar) puede ser el primer indicio de que te has quedado embarazada.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados