Recurrir a un grupo de apoyo en la infertilidad

Comentar: (0)

Compartir:

Infertilidad: grupos de apoyo

La infertilidad es un problema de salud que afecta a alrededor del 15% de las parejas en edad de concebir. En los últimos años han aumentado las cifras, principalmente porque las parejas esperan más para buscar el primer hijo, y las posibilidades de concebir naturalmente disminuyen con la edad –en especial, la edad de la mujer. La infertilidad es un camino arduo que, con el diagnóstico, solamente comienza. Los grupos de apoyo pueden ser de gran ayuda para las personas que lo transitan.

Cuando la familia no acompaña

Las parejas que se enfrentan a la infertilidad, primero a los estudios, después al diagnóstico y, posteriormente, a los diversos tratamientos para tratar de concebir un bebé, muchas veces se sienten muy solos en la adversidad. La familia y los amigos no terminan de comprender sus sentimientos, e incurren en comentarios que pueden ser dolorosos, como los que minimizan el problema (“lo que tienes que hacer es relajarte y ya verás cómo te quedas embarazada”), nos comparan con otras personas (“ya ves que la hija de mi vecina se quedó embarazada con 43 años y sin proponérselo…”), o minan nuestros esfuerzos (“qué tanto tratamiento, por qué no adoptáis un niño y ya”).

La pareja, desgastada

Para cualquier pareja, la infertilidad es una prueba muy dura. Mientras que algunos consiguen luchar codo a codo frente a las adversidades y salir de ellas más fortalecidos que nunca, lo más habitual es que los sentimientos devastadores, la frustración frente a tratamientos que no funcionan como se esperaba, y el desgaste físico de poner el cuerpo para tantos estudios, todo ello termine haciendo mella en el vínculo. Muchas parejas suman al dolor de lidiar con la infertilidad, el de sentirse distanciados e incomprendidos por el propio compañero.

No estáis solos

Los grupos de mutuo apoyo consisten en reuniones de varias parejas que atraviesan o atravesaron problemas de infertilidad. En estas charlas podemos sentirnos acompañados, saber que hay muchas personas que están pasando por lo mismo que nosotros o que han podido sobrellevarlo hasta convertirse, finalmente, en padres. Son espacios para intercambiar confidencias, puntos de vista, para desahogarse cuando nos sentimos agobiados o incomprendidos, y para ayudar a la pareja a fortalecerse al rodearse de otros tantos que pasan por lo mismo.

Aún si en la zona donde vives no hay grupos de apoyo, también se puede recurrir a espacios virtuales, aunque nada reemplaza la calidez del contacto cara a cara.

¿ES suficiente con un grupo de apoyo?

La lucha contra la infertilidad puede durar muchos años, y no siempre alcanza con la fuerza de voluntad y los grupos de apoyo para no sentirse abrumado o devastado. Por lo general, lo mejor es combinar la asistencia a grupos de apoyo con terapia individual (o en pareja) para así adquirir mejores herramientas que nos permitan sobreponernos al diagnóstico y enfrentar con esperanza el porvenir.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados