¿Y si el embarazo no llega? | LetsFamily
embarazo

¿Y si el embarazo no llega?

Tenemos toda la ilusión del mundo, un montón de planes para el nuevo miembro de la familia, la casa preparada y las cuentas hechas para que cuando nazca no le falte de nada. Pero tras varios meses intentándolo, no acabamos de lograr quedarnos embarazados. ¿Debemos renunciar a nuestro sueño de formar una familia o aún es pronto para tirar la toalla? En la mayoría de los casos la respuesta correcta será la segunda opción. Por eso lo más importante es no perder la calma y seguir una serie de pasos para que la bienvenida al bebé sea una realidad.

  • La presión, la peor compañera. No es fácil aguantar la presión: a todos nos impacienta que la llegada de algo que deseamos tanto no acabe de producirse. Sin embargo, evitar el nerviosismo es clave para lograr el embarazo. Por eso los especialistas recuerdan que hay que darse tiempo y marcar un plazo razonable (un año o seis meses si se trata de una pareja mayor de 35 años) para no ponernos nerviosos antes de tiempo.
  • Visita al especialista. Una vez pasado ese tiempo nunca está de más visitar al especialista para que compruebe que no hay ninguna dificultad física. En caso de que la haya, el médico os indicará cómo superarla (tan sólo entre un 10 y un 20% de las parejas son infértiles, pero el 60% de ellas logra concebir tras un tratamiento de fertilidad).
  • Comunicación, una buena aliada. Es muy posible que no tengáis ninguna dificultad “médica” y, aún así, el embarazo no llegue. Muchos de estos casos se relacionan con el estrés. El círculo vicioso en el que un elevado porcentaje de parejas cae cuando intenta un embarazo y este no acaba de llegar sigue las siguientes fases: varios meses de intentos frustrados provocan estrés en ambos miembros de la pareja que inevitablemente llevan a discusiones que a su vez incrementan aún más el nivel de crispación, lo que no ayuda a lograr la concepción. El cuerpo es muy sabio, tanto que si no se siente preparado no se logrará el embarazo. Por eso es tan importante evitar a toda costa el mal ambiente y el nerviosismo.
  • Fuera sentimientos de culpa. La culpa, además de ser un sentimiento equivocado, no resulta nada productiva. En los intentos fallidos de gestación no hay culpables. Los especialistas insisten mucho en esta afirmación porque generalmente el que un embarazo no se dé no se debe a una sola causa sino a una conjunción de factores. Por eso es fundamental que seamos los primeros en no recriminarnos nada, relajarnos y procurar disfrutar del día a día. Así será más sencillo que el bebé acabe llegando.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: