Que las vacaciones no te “pesen” | LetsFamily
embarazo
Actualidad

Que las vacaciones no te “pesen”

La gran ventaja que tiene cuidarse, y llevar una dieta sana y equilibrada durante todo el año, es que no tenemos que preocuparnos de dietas en los meses previos al verano, nuestro cuerpo llega perfecto para la ocasión. Es más, seguir las pautas de la Dieta Mediterránea y hacer algo de ejercicio físico, nos ayuda a que podamos darnos ciertos caprichos, también durante las vacaciones.

Sin embargo, si decidimos empezar a cuidarnos y seguir una dieta con un objetivo concreto antes de las vacaciones de verano, y no tenemos en cuenta una serie de pautas de alimentación, podemos echar a perder todo el esfuerzo que nos ha costado quitarnos esos kilitos de más.

No te preocupes, te vamos a dar las claves para que este verano puedas disfrutar de todo el sabor de unos buenos platos, sin sumar calorías a tu dieta, y que después de las vacaciones no tengas que volver a ponerte a dieta para perder lo ganado durante unos pocos días:

  • Mejor sorbetes que helados: No quiere decir que no puedas disfrutar de un buen helado de vez en cuando, pero si lo que quieres es refrescarte con ellos mejor que elijas aquellos que están hechos con base de agua o zumos de frutas, como los sorbetes, que te refrescarán y te ahorrarás las grasas y azúcares añadidos de los helados con bases cremosas.
  • Las tapas sin frituras: Disfrutar de una buena cervecita en una terraza con los amigos es de los mejores placeres del verano, sin embargo, ten en cuenta que una tapa a base de patatas fritas o alimentos rebozados pueden aumentar considerablemente nuestra ingesta calórica diaria. Opta por tapas más sanas como las aceitunas, el pescado a la brasa, el salpicón o canapés que tengan como base el tomate, por ejemplo, ¡te resultarán muy frescos!
  • Ojo a los menús fuera de casa: Cuando salimos a comer fuera es inevitable comer más de lo que necesitamos. Nos animamos al ver comer a los demás y a la comodidad de que nos lo den todo hecho, pero no hay que perder de vista que podemos ingerir mucho más de lo que necesitamos. Los menús constan de dos platos así que opta siempre por la opción más sana, una verdura o una ensalada de primero y un pescado o carne a la plancha de segundo, así no nos pasará factura y podremos darnos el capricho de tomarnos el postre.
  • Compensa los excesos: Si tienes una comida o una cena con la familia o los amigos en la que es inevitable que te pases, compensa este exceso con la siguiente comida, que puede ser a base de verduras, o una ensalada con frutas.
  • Ejercicio físico: No debemos olvidarlo, y mucho menos en verano que nos brinda la oportunidad de disfrutarlo plenamente, por el buen tiempo del que disfrutamos y por los días, que al ser más largos podemos aprovechar mejor. Si optas por un destino de playa, da largos paseos por la orilla, o si te gusta nadar, aprovecha para hacerlo ya que la natación es el ejercicio más completo para mantenernos en forma.