Semana 40 de embarazo - Semanas del Embarazo » LetsFamily

Semana 40 de embarazo

semana 40 de embarazo

Semana 40 de embarazo del embarazo

Peso: 2.650 - 4.000 gr

Tamaño: 41,5 - 56 cm

Semana 40 ¿Todo listo para el gran momento?

En la semana 40 del embarazo el contador se ha parado, ya está todo listo para el gran momento. Tu bebé apura las horas dentro del útero acumulando los últimos gramos antes de nacer. Cualquier día de esta semana te pones de parto y, sin que te des cuenta. En estos días, lo más importante es que alternes períodos de descanso con actividad como paseos, que te ayudarán a sentirte más tranquila y preparada para el momento del nacimiento de tu hijo.

Los cambios en el bebé

La longitud del bebé oscila entre 48 y 53 cm y su peso se encuentra entre 2.650 y 4.160 gramos, dependiendo de factores genéticos y del sexo, siendo los niños más grandes, tanto en peso y altura al compararlo con las niñas. Después de nacer, todos los bebés pierden hasta un 10% de su peso, recuperándolo en las dos primeras semanas tras el parto.

Durante el parto, los huesos de la cabeza de tu bebé que están algo separados se irán adaptando a la forma de tu pelvis, pudiendo tener alguna zona deformada que en sólo unos días desaparecerá. Lo que si permanecerán durante unos meses entreabiertas son las fontanelas, tejido cartilaginoso, cuya función es mantener unidos los huesos del cráneo hasta que estos se suelden.

Cuando llegue el gran momento, es importante que sepas que al bebé le realizarán el test de APGAR. Este test lo llevan a cabo los pediatras el primer minuto de vida del bebé.  Consiste en comprobar la respiración, frecuencia cardíaca, reflejos, tono de la piel y muscular. Le asignarán una puntuación del 1 al 10 y se lo vuelven a repetir 5 minutos después. Es una prueba para saber de inmediato el estado físico de un recién nacido y para poder asistirle rápidamente si lo necesitase.

En las primeras horas de vida, los recién nacidos presentan una serie de características que te llamarán la atención, como son los cambios en la coloración de la piel, apareciendo incluso manchas y erupciones cutáneas. Todavía quedarán restos en espalda y pliegues de sangre y vérnix caseosa que es una sustancia blanquecina y sebácea que se formó en la semana 18 de embarazo, cuya función era la protección de la piel en contacto con líquido amniótico. Al nacer esta vérnix sigue cumpliendo su función protectora frente a infecciones, regulación de temperatura e hidratación de su piel, por lo que el baño se retrasará de 24 a 48 horas.

Síntomas y cambios en la madre

A partir de la semana 40 de embarazo aumentan considerablemente las posibilidades de que comience el proceso de parto (tu parto), pudiéndose retrasar aproximadamente unos 4 días más de la Fecha Probable de Parto si es tu primer hijo. Como dato curioso, sólo un 4% de los partos tienen lugar en esa fecha.

Probablemente tu estado emocional en estos días sea de nerviosismo y ansiedad pensando cuándo y cómo se va a desencadenar el parto. Además, los síntomas derivados de la sobrecarga del embarazo hacen que te sientas cada vez más cansada. Como los mecanismos por los que se inicia el proceso de parto todavía no son conocidos con exactitud, tu mejor aliado en estos días de espera será el descanso (aunque sea a deshoras), los paseos (a tu ritmo) y sobre todo la calma.

En esta semana, se comenzarán a realizar los controles del bienestar fetal a través de la monitorización de su frecuencia cardiaca (que oscila entre 120-160 latidos por minuto) y las contracciones que puedas estar teniendo. Además, por medio de la ecografía es importante saber también la cantidad del líquido amniótico y el grado de envejecimiento de la placenta.

Si a partir de la semana 41 no se ha iniciado el parto, se planteará inducirlo, o bien con prostaglandinas o con oxitocina (medicamentos que generan contracciones) cuyo criterio de uso estará en función de las condiciones de reblandecimiento y dilatación de tu cuello de útero.

Te puede interesar

10 películas que no te puedes perder si estás embarazada

Matroconsejos

En la semana 40 de embarazo ya tienes todo súper preparado. Y, ¿Ahora qué? ¡Pues a esperar! Te dejamos algunas consideraciones que debes tener en cuenta al prepararse para el parto

  • Si empiezas a notar que el parto se acerca no comas abundantemente, puedes sentir náuseas e incluso, vomitar.
  • Es recomendable que bebas agua, zumo de frutas o comas un poco de chocolate.
  • No te aconsejamos que leas un libro porque no te va a dar tiempo a terminarlo 🙂
  • Si el parto se retrasa procura distraerte: sal a pasear, charla con alguna amiga, aprovecha para leer, repasa las respiraciones aprendidas en el curso de preparación al parto.
  • ¡No te obsesiones con el parto! Y no te agobies si tienes a todo el mundo preguntándote cómo estás.
  • Dar la luz supone un gran esfuerzo físico y emocional para la mujer, así que no te asustes si te encuentras cansada y más sensible de lo normal.
  • Intenta desconectar de tu “estado” durante unas horas porque si no, la espera se volverá muy aburrida y desesperante.
Descubre más sobre el parto en nuestra sección

Te puede interesar

Consejos de psicólogo sobre la preparación al parto

¡Vamos!, Tú bebé está completamente preparado para salir al mundo, está deseando conocer a sus papás, abuelos, tíos, primos…Todos le esperan con muchas ganas 🙂

TODAS LAS SEMANAS

5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
34
35
36
37
38
39
40