Síndrome de Asperger | LetsFamily
embarazo
Actualidad

Síndrome de Asperger

Aunque implica una mayor adaptación y funcionalidad que otros tipos de trastornos de este tipo, los niños con Síndrome de Asperger tienen importantes problemas de relación y comunicación con otras personas así como un comportamiento rígido.

El trastorno tiene un fuerte componente genético y es un tipo de autismo en el que no existe retraso mental y el cociente intelectual está dentro del promedio o incluso en algunos casos por encima de la media, aunque no en la mayor parte de los afectados.

Los niños con este trastorno manejan el lenguaje, pero se puede advertir en el habla un tono plano o “pedante”. Puede haber también hiperacusias, derivadas de una mayor sensibilidad ante las percepciones auditivas.

Suelen ser niños con intereses restringidos, algo que debido a la incomprensión puede llevar al aislamiento. Su comportamiento se caracteriza por la rigidez, una necesidad excesiva de planificar el tiempo y tener una rutinas muy definidas, algo que convierte a estos niños en personas poco flexibles con poca tolerancia a los imprevistos.

Los compañeros suelen tildarlos de “raros” debido a este interés obsesivo por determinados temas.

Desde la Federación de Asociaciones de Asperger recuerdan que la problemática a la que se enfrentan estas personas es inmensa y que existen pocas unidades especializadas tanto en el ámbito clínico como en el educativo, para la inclusión de estos chicos.

Las personas con Asperger tienen distinto grado de afectación. De hecho existen casos que llegan hasta la edad adulta sin diagnóstico. El desconocimiento social y también de los profesionales, hace que muchos hablen de él como el “síndrome invisible”.

Respecto al tratamiento, no existe un fármaco específico para este tipo de trastorno, que requiere tratamiento personalizado con un abordaje tanto clínico como como terapéutico, para trabajar la comunicación el lenguaje e intentar flexibilizar conductas rígidas. Las personas con síndrome de Asperger sufren mucho estrés derivado de la dificultad en las relaciones sociales y esto en algunos casos sí requiere medicación. Como en tantas enfermedades, el apoyo y la comprensión de la familia es fundamental, así como la complicidad de los educadores y maestros que atiendan a estos niños habitualmente.