Trucos para que las Navidades no se nos suban (tanto) a la báscula | LetsFamily
embarazo
Actualidad Uncategorized

Trucos para que las Navidades no se nos suban (tanto) a la báscula

Y si pasar la Navidad sin engordar es difícil para todos, con niños en casa la cosa se complica: a las cenas familiares y las comidas de empresa se suman las chuches del calendario de Adviento, el turrón de chocolate que le chifla al pequeño, los polvorones que tanto le gustan a la mayor, el roscón de Reyes king size que terminas comiéndote tú sola en cuanto aparece la sorpresa…

¡Basta! No tiremos la toalla antes de empezar. Vamos a dar por sentado que en Navidad no vamos a adelgazar. E incluso que los Reyes Magos nos traerán algún kilo de más. Dicho esto, aquí van unas cuantas ideas prácticas para mantener los excesos dentro de unos límites sin torturarnos:

  1. – Controlar más la alimentación en las semanas previas a Navidad. Si durante noviembre y la primera quincena de diciembre evitas el alcohol, las grasas saturadas y los precocinados y te esmeras un poco en planificar tu menú semanal, cenar ligero y añadir más frutas y verduras a tu dieta, no solo bajarás algo de peso antes de la Navidad, también llegarás con el estómago y el apetito más acostumbrados a una alimentación saludable y te apetecerá menos lo que no te conviene.
  2. – Si eres tú quien prepara la cena de Nochebuena o Nochevieja o la comida de Navidad, planifica un menú más ligero. ¿Puedes sustituir la carne por un buen pescado, o los canapés del aperitivo por unas crudités con salsitas ligeras, encurtidos, o marisco? ¿Y si cambias los fritos por un buen jamón serrano?
  3. – No te saltes comidas. Si comes una fruta a media mañana, llegarás con menos hambre a la hora de comer. No dejes de merendar una naranja porque esta noche tienes cena, o llegarás con muchas más ganas de picotear y más apetito.
  4. – Elige lo menos calórico. En las comidas especiales solemos poner muchos platos para que cada cual tome lo que más le guste. Si hay vinagreta y mayonesa para los langostinos, ponte vinagreta. Si se puede escoger la guarnición, optar por la ensalada y renuncia a las patatas panaderas. Cada pequeño gesto suma.
  5. – No dejes la bandeja de dulces de Navidad tan a mano. Es preferible guardarlos en una caja cerrada que disponerlos en una bandeja a la vista. Si los dejas en la cocina, mejor que en la mesa del salón, permanentemente a la vista.
  6. – No te comas los restos de los niños. La escena más típica es la del roscón de Reyes. Antes de empezar a comer cada porción, los niños dejan en tu plato todas las frutas escarchadas. Han pedido un trozo bien grande, pero a los dos mordiscos se cansan de comerlo y se van a jugar. Tú sigues de sobremesa con los mayores, pones otro café, sigue la tertulia y una hora más tarde… ¡los restos de roscón han desaparecido de los platos de los niños! Mal. Si no quieren más, guarda los trozos sobrantes para el desayuno. Y no te dejes arrastrar por sus golosos ojitos en la pastelería: seguro que podéis comprar una pieza más pequeña este año.
  7. – No salgas de casa con el estómago vacío. Si tienes una cena de empresa, come una buena pieza de fruta saciante, una rama de apio o una zanahoria cruda antes de acudir al evento.
  8. – Si te pierden los dulces, elige los que menos engordan. El roscón de Reyes tiene unas 350 calorías por cada 100 gramos (sin relleno, claro. Si lo escoges con trufa, nata o cabello de ángel se dispara hasta las 500). El panettone tiene unas 380 calorías cada 100 gramos. Dos polvorones contienen unas 460 calorías, y un par de figuritas de mazapán, 300. El turrón es la auténtica bomba de la Navidad: el duro tiene unas 486 calorías y el blando puede tener unas 560.
  9. – Cuidado con el alcohol. Es una fuente brutal de calorías vacías. ¿Cómo lo controlamos? Aquí van tres trucos:
  • En las comidas especiales, puedes alternar cada copa de vino con una copa de agua para beber menos del primero.
  • Si vas a tomar cerveza, recuerda que la cerveza sin alcohol o la cerveza 0,0 tienen muchas menos calorías (28 kcal/100ml las primeras, 19 kcal/100ml las segundas), mientras que las cervezas con alcohol pueden tener entre 180 y 40 kcal/100ml, (lo más habitual es que tenga alrededor de 43 kcal/100ml). ¿No merece la pena sustituirlas, en parte o en su totalidad durante estas fechas?
  • Elige lo que bebes con inteligencia. Según un informe realizado por el investigador José Mataix Verdú, de la Universidad de Granada, en 2013, las bebidas alcohólicas que más calorías contienen son los anises (297 kcal por 100 mililitros), seguidos del ron, la ginebra y el whisky (244 kcal), el coñac (243 kcal), el aguardiente (222 kcal) y el vermut dulce (160 kcal). Entre los vinos, los más calóricos son los dulces (moscatel, Málaga, Oporto), con 149 kcal por cada 100 mililitros, seguidos de los blancos (79 kcal) y los tintos (74 kcal). La sidra es la bebida alcohólica menos calórica, contiene unas 40 kcal por 100 mililitros.

Puede que también te interesen los siguientes artículos: