Trucos para una feliz vuelta al cole tras Navidad | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje

Trucos para una feliz vuelta al cole tras Navidad

Para los niños, las vacaciones de Navidad son cortas pero intensas, lo suficiente como para que cueste volver a la rutina. Porque ni los horarios de estas fechas son los mismos que cuando hay cole -ni siquiera a los padres les toca madrugar muchos días- ni los adultos son tan estrictos con las comidas -nadie se resiste a polvorones, turrones o más chucherías que de costumbre- ni tampoco hay un tiempo limitado para el juego -ya que los Reyes y Papá Noel han tenido el detalle de dejar regalos, toca disfrutar de ellos-. Por eso, cuando el día 7 u 11 de enero dependiendo de las comunidades suena el despertador y hay que retomar el día a día previo a las vacaciones, no es raro que a los más pequeños se les peguen las sábanas.

Los profesores son conscientes de que ese descanso que se da entre mediados de diciembre y principio de enero es un pequeño parón del que cuesta un poco recuperarse, así que en la mayoría de los programas escolares está previsto que el primer día de clase del año sea algo flexible, con tiempo para hablar con los compañeros sobre cómo fueron las vacaciones, de forma que se no comience al mismo ritmo que cuando los niños ya están adaptados a la rutina escolar normal. Eso sí, al día siguiente ya suele comenzar el cole tal y como lo conocían. Los propios profesores se encargarán de ayudarles a centrarse de nuevo, pero también en casa podemos ayudar a que la vuelta a clase no sea  ningún suplicio con estos consejos:

 

  • Retomar horarios. Si es posible, un par de días antes de que comiencen las clases siempre es buena idea acostumbrarles de nuevo al horario que tenían antes de las vacaciones. No hace falta ser muy estrictos, por eso no pasa nada si no madrugan tanto como habitualmente. Pero sí es importante recuperar los horarios de las comidas y la hora de irse a la cama. De esa forma volverán paulatinamente a la rutina.
  • Adelantarles que en unos días comenzarán las clases. No se trata de ser aguafiestas sino de que la vuelta al cole no les coja por sorpresa. Anunciarles que ya queda poco para volver a clase a reencontrarse con sus amigos es importante para que vayan haciéndose a la idea.
  • Asociaciones positivas. Las vacaciones son tiempo de descanso y diversión, pero en el cole también se divierten. Para empezar, tienen muchos amigos a quienes seguro que quieren contarles todo lo que los Reyes o Papá Noel dejaron en casa o que la noche de fin de año se quedaron despiertos casi tanto tiempo como los mayores. Presentarles el colegio como un espacio donde aprenden divirtiéndose ayuda a que no pongan obstáculos en la vuelta a la rutina.
  • La despedida, corta y sin engaños. Sobre todo para los más pequeños, que aún no comprenden bien por qué de repente tienen que volver a separarse de sus padres, lo mejor es que el día que toque volver a la rutina nos despidamos de ellos donde habitualmente lo hacemos (en la puerta de casa o del colegio) sin alargar demasiado esa despedida y diciéndoles adiós con naturalidad. Además, no conviene engañarlos diciendo que volveremos a por ellos en cinco minutos. De lo contrario, cuando vean que eso no es cierto, se generará una desconfianza en los pequeños que no resultará beneficiosa.
  • Más flexibles los primeros días. Igual que a los adultos nos cuesta volver a la oficina, a los niños les resulta difícil volver a las normas y los horarios escolares. Aunque no tardarán en hacerlo más de una semana, si los primeros días se muestran de mal humor no pasa nada por ser un poco más flexibles. Dejar que lleven al cole su objeto de consuelo (su peluche preferido, por ejemplo) o no enfadarnos por que tarden más de lo habitual en vestirse, comer o realizar cualquier otra tarea cotidiana es una buena estrategia.