Vacuna de tos ferina (Pertussis) | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Vacuna de tos ferina (Pertussis)

La enfermedad tiene un desarrollo típico: dos semanas después del contagio, el niño aparentemente tiene un catarro con tos. A pesar del tratamiento no mejora, agravándose por la noche. Después de 14 días es cuando realmente comienza la crisis: golpes fuertes de tos a intervalos cortos, seguidos de dificultad respiratoria (jadeos). Esto se repite varias veces. La cara del niño se puede tornar azul o roja, saca la lengua y expulsa flemas, la mayoría de las veces con vómitos.

Es una enfermedad producida por una bacteria por lo que disponemos de tratamiento antibiótico para combatirla. En los lactantes muy pequeños existe peligro de apnea, asfixia, convulsiones y de complicación bronquial en forma de bronquitis.

Para prevenirla, existe una vacuna combinada contra tos ferina, difteria y tétanos.La vacunación es el mejor tratamiento ya que impedirá que nuestro hijo se infecte. La vacuna se administra a los 2, 4, 6, 18 meses y se da una dosis de refuerzo entre los 4 y 6 años.

Si nuestro hijo enferma de tos ferina, paciencia, pasará por una fase aguda en que la tos no cese, accesos continuos sin poder respirar entre golpe de tos y golpe de tos. Conforme mejora, los accesos de tos se distancian en el tiempo pero pueden estar presentes de forma esporádica durante muchos meses.

De estas tres enfermedades (difteria-tétanos-tos ferina) , la tos ferina sigue siendo la más significativa. El lactante menor de 2 meses puede verse afectado al no haberse iniciado aun la vacunación, provocándole un cuadro respiratorio muy grave que precisará en muchos casos, de ayuda respiratoria en una unidad de cuidados intensivos para evitar las crisis de apnea que se producen durante los accesos de tos.

Es una enfermedad muy dramática ya que la evolución es muy lenta y los niños no mejoran de forma rápida al instaurar el tratamiento adecuado. Paciencia, si os estresáis más de lo que está a vuestro hijo, seguro que tose más por ponerse más nervioso. El niño no tose porque quiere, está enfermo. Si tose mucho por la noche y no se despierta, intentad calmarlo y no reñirlo. Esta enfermedad requiere mucho cariño hacia el niño.