Y ahora, ¿cómo afrontar la cuesta de enero? | LetsFamily
embarazo
Actualidad Papás y mamás Uncategorized

Y ahora, ¿cómo afrontar la cuesta de enero?

Pero lo que viene después supone más de un quebradero de cabeza, supone un recorte tajante a nuestros gastos para afrontar de la mejor manera posible esta temida cuesta de enero.

En este primer mes del año parece que se nos junte todo. Los gastos más básicos como la luz, el gas, el transporte o algunos alimentos suben su habitual porcentaje que hace que encarezca la cesta de la compra y los gastos del hogar, además nuestra cartera ha salido más que mermada de la Navidad, nos hemos gastado todo el presupuesto que teníamos y un poco más, y para colmo, empiezan las rebajas, que todas queremos aprovechar para comprarnos aquellos que nos encantó en su momento a un mejor precio.

¿Cómo superar entonces este mes sin morir en el intento?

Planificar los gastos domésticos es fundamental, hacer una lista con todos los que tenemos y ver que no superen los ingresos. Elaborar un presupuesto familiar puede ser una buena idea para que no se nos vayan de las manos. Ahora toca priorizar aquello sin lo que no podemos vivir y dejar todo lo demás para cuando la economía familiar se haya reestablecido por completo como los llamados “gastos hormiga”, aquellos que por sí solos no suponen mucho pero que si los sumamos a lo largo del mes suponen un buen pico como el tabaco, el típico café fuera de casa, las comidas de toda la familia en el restaurante o algunos otros como el gimnasio que, si no utilizamos, nos está suponiendo un gasto totalmente innecesario.

Un consumo responsable de energía también puede ayudarnos mucho a ahorrar. Si no lo has hecho ya, sustituye todas las bombillas de casa por otras de bajo consumo como los LED que duran mucho tiempo y gastan muy poco. Los aparatos que no estés utilizando es mejor apagarlos ya que también tienen su gasto cuando están en ‘stand by’, y procura no abrir las ventanas de casa cuando esté la calefacción encendida, se pierde mucha energía así. Unos pocos minutos son necesarios para ventilar la estancia, y mejor hacerlo cuando los radiadores estén apagados.

En la cesta de la compra también encontramos una buena aliada para ahorrar. Hay que ser muy conscientes de lo que compramos, para cuantas personas y para cuando hacerlo. De esta manera evitaremos comprar en exceso productos que no necesitamos y evitaremos también tirar alimentos a la basura. La compra debe ser eficiente, sabiendo con antelación las comidas que vayamos a preparar y comprando los ingredientes adecuados para ellas. En este caso es recomendable un menú semanal que nos ayude a planificar las comidas y cenas de toda la familia, haciendo una lista de la compra que nos marque que alimentos y productos necesitamos y en qué cantidades.

Por último, mucho cuidado con las rebajas de enero. Ahora todo está pensado para invitarnos al consumismo, las tiendas tienen mucha ropa en los almacenes que tienen que quitarse de encima para hacer hueco a la nueva temporada por eso el reclamo para que compremos es cada vez más agresivo. Siempre nos damos un capricho extra en las rebajas pero hay que huir de esos productos que pueden colocarnos como chollos y que a la larga resulta un gasto totalmente innecesario. Podemos hacer un repaso de nuestro fondo de armario y ceñirnos a lo que realmente necesitamos, para buscarlo al mejor precio posible, ¿quién no tiene alguna prenda en el armario con la etiqueta aún puesta? A veces es inevitable encapricharnos de algo que luego no nos ha terminado de convencer en casa, por eso es mejor en esta cuesta de enero evitar estos gastos que pueden hacernos falta para otras cosas.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: