El pescado, imprescindible en la dieta postparto » LetsFamily
Pescado en postparto

El pescado en la dieta postparto

En esos meses, más que nunca, la nueva madre debe incorporar alimentos beneficiosos a su dieta. Si el pescado es un producto esencial en la alimentación de cualquier persona, con más motivos en la de una mujer que acaba de dar a luz, ya que necesita una mayor cantidad de nutrientes. A continuación, te explicamos por qué es imprescindible el pescado en el postparto.

Los beneficios del Omega 3

Existen varios estudios que demuestran que la toma de Omega 3 puede colaborar en la prevención de la depresión postparto o, al menos, atenuar sus efectos. Según la mayoría de los especialistas, es recomendable que las madres recientes ingieran una ración de pescado rico en Omega 3 con una periodicidad mínima de tres veces por semana para evitar caer en una depresión después de dar a luz. El salmón es, por ejemplo, uno de los pescados que contienen una elevada cantidad de estos ácidos grasos.

Lactancia materna

Durante la lactancia, la mujer precisa una dosis extra de 517 calorías para poder producir suficiente leche de calidad y cubrir así las necesidades nutricionales del pequeño. Además de ser beneficiosos para esquivar la depresión postparto, los pescados con altas concentraciones de Omega 3 son buenos para mantener la salud de los ojos y, en líneas generales, el sistema nervioso del bebé.

La trucha, al igual que el salmón, es un pescado idóneo por su aporte de ácidos grasos. Asimismo, estos pescados admiten numerosas formas de preparación, de manera que resultan atractivos para incluir en la dieta de la madre. Por el contrario, es recomendable que la mujer, durante la lactancia, reduzca el consumo de caballa, mero y atún rojo, ya que contienen elevados niveles de mercurio, perjudiciales para el organismo.

Te recomendamos que compres el pescado lo más fresco que sea posible y siempre en establecimientos que te ofrezcan la mayor confianza. Es muy importante que lo cocines de manera correcta para eliminar las impurezas y los parásitos. Congelar el pescado es aconsejable para evitar el anisakis.