Cómo se hace un estudio de fertilidad en la mujer

Comentar: (0)

Compartir:

Uno de los grandes miedos de muchas mujeres es el hecho de no poder tener hijos debido a un problema de infertilidad. Si se lleva más de un año intentando concebir y no se tienen resultados positivos, un estudio fertilidad mujer puede ser la alternativa más adecuada para poder buscar una solución al problema, algo que deben hacerse tanto el hombre como la mujer.

En este caso, si la mujer tiene más de 36 años, es aconsejable realizar estas pruebas sin que haya quedado embarazada. Para poder hacer correctamente un estudio de fertilidad de la mujer es necesario visitar a un especialista en este campo para que pueda llevar a cabo una serie de pruebas básicas pero de gran importancia que pueden revelar cuál o cuáles son las causas que provocan la infertilidad.

Diferentes pruebas de la infertilidad femenina

Dentro de la gran variedad de pruebas que se hacen en un estudio de fertilidad para la mujer se encuentran las pruebas ginecológicas para poder valorar correctamente la anatomía del útero y en qué estado se encuentran los ovarios.

Por otro lado, también se hace un completo análisis hormonal para conocer el estado de las hormonas sexuales y aquellas que están relacionadas con el ciclo menstrual. También se hace un estudio del cariotipo para conocer si hay alguna clase de alteración cromosómica y una histerosalpingografía para saber si las trompas de Falopio son permeables o no.

Las pruebas ginecológicas consisten en una ecografía con la que estudiar el útero y los ovarios de la mujer. Además, se puede descubrir si hay alguna clase de malformación en el útero o cualquier otra clase de complicación. Asimismo hay que hacer un recuento de folículos antrales durante los primeros días del ciclo.

Con la analítica hormonal se consiguen cuantificar las principales hormonas sexuales para ver si hay alguna clase de problema endocrino que pueda llegar a afectar al ciclo menstrual y que puedan llegar a producir alguna clase de problema para concebir. El objetivo  es valorar correctamente la funcionalidad de los ovarios estudiando la hormona luteinizante o lutropina, la progesterona, la hormona folículo estimulante o la antimulleriana entre otros.

La histerosalpingografía es una prueba diagnóstica que se usa para reconocer la estructura del útero y la funcionalidad con la que cuentan las trompas de Falopio gracias a los rayos X y un medio de contraste. Esto es algo muy necesario de hacer dado que si las trompas no son permeables, los espermatozoides no podrán pasar y no se podrá producir la fecundación. Además, si se detecta alguna clase de anomalía en la estructura uterina tampoco será fácil el embarazo.

Aunque estas son las principales pruebas que se hacen, no hay que olvidarse de que existen otras pruebas de fertilidad femenina como una biopsia endometrial o la histeroscopía.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies