¿Cómo son las contracciones de parto? » LetsFamily
embarazo

¿Cómo son las contracciones de parto?

Las embarazadas primerizas saben que las contracciones de parto son dolorosas porque lo han escuchado decir una y otra vez a sus propias madres y abuelas, a amigas con hijos y a todo el que tenga oportunidad de recordárselo. Lo vemos en las películas, y hasta es una cita bíblica aquello de “parirás con dolor”. Pero, ¿qué es exactamente lo que puedes sentir durante tus contracciones de parto?

En qué consisten las contracciones

Lo que se “contrae” propiamente dicho es tu útero, que de esta manera empuja a tu bebé, desde arriba hacia abajo, para que descienda por el canal de partos. En realidad has experimentado contracciones durante todo el embarazo, si bien para muchas embarazadas las contracciones preparatorias son imperceptibles. En los días previos al parto las contracciones cumplen la función de ablandar, abrir y borrar el cuello del útero. Durante el parto propiamente dicho, las contracciones hacen avanzar al bebé hasta finalmente expulsarlo hacia el exterior.

Diferentes sensaciones para cada momento

La primera sensación es el endurecimiento repentino de tu barriga. Las primeras contracciones tal vez no sean dolorosas, pero si verdaderamente se trata del comienzo de la fase activa del parto, no pasarán desapercibidas. Se harán haciendo cada vez más intensas y pronto se tornarán dolorosas. No todas las mujeres sienten lo mismo: algunas las describen como una fuerte presión en la zona lumbar, otras las comparan con los cólicos menstruales (si bien mucho más intensos), otras sienten dolor en la pelvis, producto de los huesos al separarse para permitir que pase el bebé. Y mientras que algunas mujeres las describen como un sufrimiento espantoso e intolerable, para otras no resultan tan tremendas como las habían imaginado.

¿Cómo reconocer que son contracciones de parto?

Seguramente hayas experimentado en algún momento las contracciones de Braxton Hicks, que son movimientos preparatorios del útero durante las últimas fases de embarazo. Las contracciones de parto se caracterizan por ser regulares y por irse incrementando progresivamente. Al principio puede que no sientas demasiado dolor, lo que te dará la pauta es que las contracciones no mejoran al tomar un analgésico ni al permanecer quieta, sino que siguen siendo regulares. Tu matrona te indicará cuánto tiempo debes sentirlas antes de acudir a la maternidad.

No hay que temerle al dolor

El mejor consejo que alguien te puede dar para tolerar mejor las contracciones es que hagas un buen curso de preparación para el parto. Allí te transmitirán tranquilidad, te explicarán que, a diferencia de otros dolores que un ser humano puede sentir, las contracciones no son algo malo sino necesario para que tu bebé nazca. Si pierdes el miedo al dolor y lo comprendes como parte del milagro del nacimiento, tendrás ganada la mitad de la batalla. Si además dominas algunas técnicas de respiración y relajación, podrás tolerar mucho mejor tu parto e impregnarte de la maravilla de traer un hijo al mundo.