Dormir en el embarazo » LetsFamily
embarazo

Dormir en el embarazo

En los primeros meses de embarazo las náuseas, las ganas de hacer pis y la acidez de estómago pueden hacer que te despiertes con frecuencia o te cueste conciliar el sueño. A medida que crece la barriga, la necesidad de orinar durante la noche aumenta y se hace mucho más difícil encontrar una postura cómoda para dormir. Y luego están todos esos sueños extraños…

Debemos ser conscientes de que el sueño de la noche se prepara a lo largo de todo el día. Por eso, seguir determinadas rutinas y cambiar algunos hábitos mejora el descanso. Estas son las claves:

  • Cuida tu alimentación. las comidas pesadas o con muchas especias pueden causarte ardor de estómago y darte una mala noche. Es preferible comer más a menudo y en pequeñas cantidades que darte atracones. Reduce también la cantidad de cafeína que tomas  –recuerda que tampoco es buena para tu bebé-. Y no hablamos solo de café: el té, los refrescos, el chocolate… Si no puedes dormir bien, ni los pruebes después de la hora de la comida.
  • Bebe menos líquidos por la tarde y por la noche. Así te despertarás para ir al baño menos a menudo.
  • Haz ejercicio moderado. Es bueno para ti y para tu bebé y te ayudará a llegar cansada a la noche. Eso sí, termina tres o cuatro horas antes de acostarte para que tu cuerpo tenga tiempo de relajarse.
  • Respeta unas rutinas de sueño. Procura irte a la cama todos los días a la misma hora y haz siempre lo mismo una hora o media hora antes.
  • Prepara tu dormitorio. Baja las persianas, evita la luz por la noche, procura que no se cuelen ruidos en la habitación y que esté ordenada y bien ventilada cuando te vayas a dormir.
  • La postura es importante. Acostúmbrate a dormir sobre el lado izquierdo, ya que favorece la llegada de sangre a la placenta, con su oxígeno y nutrientes para el bebé. Si tu tripita ya es voluminosa, te ayudará poner un cojín o una almohada entre las piernas. En los primeros meses de embarazo, sobre todo si tienes muchas náuseas, puede que te venga bien apoyar la espalda en unos cojines. Reduce la acidez, la sensación de ahogo y el mareo, y ayuda a respirar mejor. Y colocar una almohada debajo de los gemelos, para que las piernas estén un poco elevadas, ayuda a la circulación y deshincha los tobillos.
  • Evita las siestas tardías. En el primer trimestre es habitual tener sueño a todas horas. Pero si duermes la siesta demasiado cerca de la hora de irte a dormir, te costará más conciliar el sueño y este será más ligero.