Los peligros de la toxoplasmosis » LetsFamily
embarazo
Embarazo

Los peligros de la toxoplasmosis

La toxoplasmosis se transmite de gatos infectados a las personas, y puede suponer un peligro para tu bebé si la contraes por primera vez durante el embarazo, y no la tratas.

Las enfermedadades perinatales

Las enfermedades perinatales, por desgracia aún siguen afectando a nuestros neonatos. Son infecciones que la madre transmite al feto en diferentes momentos del embarazo y aunque en muchos casos cuando existe infección no se transmite, en otros casos sí que afecta al feto ocasionando un aborto, malformaciones importantes, cuadros infecciosos o alteraciones que se ponen de manifiesto a los pocos años de vida.

El toxoplasma gondii

El toxoplasma gondii es un parásito protozoo patógeno para los humanos, de distribución universal e infecta a animales de sangre caliente, siendo el gato el huésped final. La transmisión congénita se produce en la inmensa mayoría de los casos como consecuencia de una infección primaria durante la gestación. La infección en el niño y en el adulto pasa desapercibida o es diagnosticada como un “síndrome febril inespecífico”. La importancia para el feto es cuando una mujer que no ha pasado la enfermedad, contrae una infección por el toxoplasma gondii.

Repercusiones para el recién nacido

Las posibles repercusiones en el recién nacido son la posible prematuridad, bajo peso, apatía, somnolencia y dificultad para la succión. En otros casos pueden aparecer convulsiones, afectaciones oculares que dañen a la retina, hidrocefalia y retraso mental. No es obligada la presencia de cada una de las manifestaciones clínicas, pudiendo aparecer solo alguna de ellas. Afortunadamente el 70% de los niños nacen sin síntomas, aunque deberemos vigilar su evolución o desarrollo posterior por si aparecen secuelas, sobre todo a nivel psicomotor y visual.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad lo haremos mediante un análisis de sangre que determine los anticuerpos frente al toxoplasma, tanto en la madre como en el recién nacido. En caso de infección disponemos de medicación para administrar al recién nacido y así evitar secuelas tardías pues las que nazcan con él, serán más complicadas de eliminar.

El mejor tratamiento para evitar la toxoplasmosis es prevenirla. Qué medidas aconsejamos:

  1. Si la madre antes del embarazo ya pasó una toxoplasmosis, ya no existe riesgo para el feto.
  2. No comer carne cruda o poco cocida.
  3. Consumir carne cocida > 70ºC o congelada < 20º C durante 48 horas.
  4. Evitar leche no pasteurizada y huevos crudos.
  5. Lavado de frutas y verduras y alimentos de la tierra.
  6. Si se toca carne cruda no poner las manos en contacto con la boca o mucosas.
  7. Utilizar guantes para el cuidado de la tierra y jardín.
  8. Evitar el contacto con gatos o sus excrementos.
  9. Lavarse las manos antes de comer.