Estas son las hormonas de la maternidad » LetsFamily
embarazo

Estas son las hormonas de la maternidad

La oxitocina segregada por una glándula situada en el cerebro, llamada hipófisis, es la hormona de la maternidad por excelencia. Está presente en la relación sexual, en el embarazo, el parto, la lactancia y, en gran medida, es la responsable química del amor hacia nuestros hijos.

Durante el embarazo, aparece en pequeñas cantidades, aunque está inhibida por otras hormonas. Pero a medida que se va acercando el momento del parto, aumentan sus niveles. Junto a las prostaglandinas, hormona segregada por las membranas de la bolsa de aguas y presentes en el líquido amniótico, produce las contracciones del útero durante el parto. Inmediatamente después del parto, esta hormona es imprescindible para que el útero vuelva en sí.

Otra de las hormonas que intervienen en el embarazo es la adrenalina. Es la hormona del ataque y de la defensa, la que segregamos cuando tenemos miedo o cuando intuimos un peligro inminente. Aunque parezca increíble, también juega un papel decisivo durante el parto. Ayuda a que la mujer esté alerta y pendiente de su proceso. Antes del parto, la madre proporciona al feto cantidades de adrenalina, que luego harán que el recién nacido se muestre alerta ante su entorno y pueda comenzar a desarrollar sus reflejos más primitivos, necesarios para su supervivencia.

Las endorfinas son otra de las hormonas que intervienen en la maternidad. En determinados momentos de placer: deporte, sexo, una caricia o abrazo, escuchar música… el organismo segrega estas sustancias, que nos producen una sensación de felicidad e incluso pueden eliminar o mitigar el dolor.

Si durante el parto, la mujer experimenta vivencias relajantes y está cómoda logrará la secreción de endorfinas si disfruta de una buena experiencia como es el nacimiento de un hijo. Y de este modo se aliviará el dolor con menos dosis de analgesia, o al menos, conseguir asociar para toda la vida la experiencia del parto con una sensación de placer absoluto.

Los estrógenos y la progesterona participan activamente en la concepción y en el mantenimiento de la gestación. No tienen un papel protagonista durante el parto, aunque si están implicadas indirectamente en el inicio del parto. Durante el puerperio, si la mujer da el pecho, los niveles de ambas hormonas están frenados por el efecto de otra hormona, la prolactina, que es la responsable de la producción de leche.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: