Cómo elegir el vigilabebés perfecto

Comentar: (0)

Compartir:

Los vigilabebés nos dan tranquilidad, intimidad para el bebé y también para nosotros e incluso cierta independencia. Porque aunque todos los padres desarrollan la capacidad de estar alerta las 24 horas en cuanto empiezan a ejercer su rol, eso no significa que tengamos que estar junto a ellos día y noche. Por eso los vigilabebés son una buena herramienta en la que apoyarnos al menos de vez en cuando, ya que en algún momento hay que dejarles su espacio para que descansen en su habitación, sin ninguna interrupción, igual que también es buena idea dejar que descubran el mundo sin ayuda aunque los estemos vigilando en la distancia.

Sin embargo, no todos ofrecen las mismas funcionalidades. El objetivo es que nos alerten en caso de que el bebé esté en otra habitación y comience a llorar o le ocurra algo por lo que debamos acudir a su lado, y esa función la cumplen todos. Sin embargo, a la hora de elegir entre los que hay en el mercado, hay algunos puntos en los que conviene detenerse porque marcan la diferencia entre unos y otros. Si elegimos bien, podremos disponer de un poco de espacio para poder hacer nuestras tareas sin dejar de estar alerta por si el bebé nos necesita.

 

  • ¿Con o sin imágenes? Entre los diferentes modelos del mercado encontrarás vigilabebés que incluyen cámaras que graban sonidos e imágenes a las que incluso se puede acceder en tiempo real desde cualquier dispositivo con acceso a internet. Para padres a quienes les tranquilice no solo escuchar sino también ver cómo duerme su bebé en la habitación de al lado sin necesidad de entrar en ella, los intercomunicadores con imágenes son buena idea. Sin embargo, si no te hace falta la imagen y solo usas el vigilabebés para acudir a su habitación en caso de que llore porque tiene hambre o se encuentra molesto, te bastará con los de sonido.
  • Horas de autonomía. Es importante saber cuánto tiempo pueden estar en funcionamiento. Si no tienen una autonomía suficiente, es posible que ni nos enteremos cuando dejen de funcionar.
  • Buena recepción. Evitar en lo posible las interferencias también es importante, ya que de lo contrario no escucharemos bien al bebé.
  • Buen alcance de transmisión. En los pisos pequeños no suele hacer falta un gran alcance, pero sí es clave en casas grandes donde hay distancia entre las habitaciones.
  • Extras. Visión nocturna para poder ver al bebé incluso con la luz apagada, alarma incorporada, medidor de temperatura para saber si la habitación está bien caldeada en invierno o fresquita en verano... Son algunas de las funcionalidades que incorporan determinados modelos y que nos pueden venir bien si el precio es asequible.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados