Sexo y embarazo » LetsFamily
embarazo

Sexo y embarazo

Quién no ha oído, “tienes la barriguita de punta seguro que es un nene”, o “estás muy guapa, llevas una nena”, de este tema se habla hasta al menos la semana 16-20 que es cuando se suele saber qué va a ser. Pero además, también se dicen cosas como que sino comes algo que te apetezca puede venir el bebé con un antojo, o que si tienes acidez es debido al pelo.
En cuanto a estos mitos o leyendas, se aplican también muchas de ellas a la hora de establecer relaciones sexuales durante el embarazo. Frases como “si lo haces puedes dañar al bebé” o “las contracciones que se producen durante el orgasmo pueden ser perjudiciales para el feto”, son frecuentes oírlas.

Afortunadamente, hay también mucha más información sobre este tema desde hace algunos años, y toda ella coincide en que el sexo durante el embarazo no sólo no es perjudicial, sino que además, cuanto mayor bienestar en todos los ámbitos de la vida de una embarazada, mejor salud. En algunas ocasiones, por prescripción médica es necesario permanecer en reposo y no practicar sexo durante algunos días, pero esto es debido a que existe algún tipo de problema.

Hoy, la ciencia indica que las relaciones sexuales durante el embarazo son seguras y conllevan grandes beneficios para la mayoría de las parejas:

  1. Son más seguras porque no hay riesgo de embarazo.
  2. Son más románticas.
  3. Estrechan el vínculo afectivo.
  4. Preparan los músculos vaginales para el parto.
  5. Provocan un estado relajante, el cual disminuye la tensión que implica el embarazo.
  6. Cerca del parto, propician las contracciones y la dilatación del cuello de la matriz.
  7. Hacen sentir a la mujer sexualmente atractiva y acompañada.

Otra de las cosas que preocupan también durante este período es la apetencia o deseo sexual, cierto es, que éstas van a ser variables durante todo este ciclo, siendo más intensas, según la mayoría de las opiniones, en el segundo trimestre de embarazo y, bajando esta intensidad, en el tercer trimestre.

Este tema no se sabe con exactitud porqué ocurre, aunque siempre se le termina echando la culpa a las famosas “hormonas”, pero también esa apetencia puede venir debido a que no nos sentimos tan sexy, o estamos más incómodas con nuestro cuerpo.
Si el problema es de actitud, quizás deberíamos hacer un pequeño esfuerzo y conseguir que esas ganas no desaparezcan del todo, algunos estudios comentan que las mujeres pueden tener incluso una mayor satisfacción sexual, ya que, al aumentar el flujo sanguíneo en la zona genital hace que ésta esté mucho más sensible haciendo que sea más fácil el orgasmo, por eso practicar sexo durante estos meses puede llegar a ser muy placentero.

Si nos cuesta vernos desnudas, podemos comprar algunas prendas para esas ocasiones que realcen las partes de nuestro cuerpo que más nos guste, y arreglarnos un poquito hará que nuestro libido aumente. De esa manera, nuestras fantasías aumentarán y nos sentiremos mucho más cómodas con nuestro cuerpo.

Con una luz suave donde todos los defectos se ven mucho menos acentuados, nos resultará más fácil poder estar en algunas posiciones que nos pueden dar algo de vergüenza o incluso risa en determinadas ocasiones.

Otras veces, es el hombre quién tiene ciertos prejuicios a la hora de practicar sexo con su pareja, o que no entienda el cambio en el comportamiento de su mujer, en esos momentos es necesaria una buena comunicación para así poder relajar todas las dudas y miedos que ambos puedan tener, además de aumentar la sensibilidad , mostrar un mayor interés por tu pareja, desearla , cuidar algunos detalles…; siendo creativos se puede mejorar y aumentar el deseo de ambos para disfrutar al máximo de las relaciones sexuales durante este período.

Las relaciones sexuales pueden ser, como he comentado, muy satisfactorias y plenas, por lo tanto, no dejar escapar estos meses para poder disfrutar de vuestra pareja en todos los sentidos.

Artículo ofrecido por Ecox4D
http://www.ecox4d.com/