Alimentos que tu bebé no debería comer

Comentar: (0)

Compartir:

Es muy importante que, durante su primer año de vida, tu bebé pruebe una gran variedad de alimentos. De esta manera, desarrollará su sentido del gusto, adquirirá buenos hábitos de alimentación y aprenderá a comer de todo. Es normal que alrededor de los 3 o 4 años se torne más selectivo y deje de comer algunas cosas, pero cuanto más haya probado de pequeño, más variada será su dieta. Sin embargo, algunos alimentos no resultan apropiados para los bebés y niños pequeños, y por lo tanto no deberían ser ofrecidos. Aquí te contamos algunos.

Alimentos peligrosos por su tamaño

Las uvas, los frutos secos, las salchichas, las palomitas, las olivas enteras… son todos alimentos que por su forma y tamaño, presentan un alto riesgo de atragantamiento. Por lo tanto, no deberían ser suministrados a niños menores de 4 años. En todo caso, alimentos como las uvas pueden ser servidos sin piel ni semillas, y cortados en trozos más pequeños

Alimentos difíciles de digerir

Ciertas legumbres, como las judías, los garbanzos o la soja, resultan pesadas de digerir para los bebés. Deberían ser suministradas solo después del año, y siempre y cuando el bebé tolere bien otras legumbres más ligeras, como las lentejas. Lo mismo ocurre en el caso de los mariscos, que no aportan ningún alimento que no se pueda obtener del pescado, y que presentan grandes riesgos de alergias e intoxicaciones.

Comidas que no alimentan

Los bebés ingieren muy pequeñas cantidades de alimento al día. Por eso, debes tener cuidado en ofrecer siempre cosas muy nutritivas, que en esas porciones pequeñas aporten todos los nutrientes que tu hijo requiere para crecer sano. Por eso deberías evitar que se llenen con calorías vacías. Eso incluye cualquier dulce, chucherías, galletitas, bebidas gaseosas, etc. Lo único que aportan son azúcares, que contribuyen a desarrollar problemas gastrointestinales y caries en sus dientecitos.

Y, aunque parezca paradójico, tampoco deberías ofrecer productos desnatados o de bajas calorías. Por el mismo motivo: los hacen sentir saciados pero no los nutren. Tú tal vez cuides tu silueta comiendo yogur bajas calorías, pero tu niño necesita esa energía para crecer.

Componentes perjudiciales

Algunos alimentos que de por sí son saludables, pueden ser peligrosos en la dieta de un bebé. Por ejemplo, determinados pescados, como el atún rojo o el pez espada, que contienen mercurio. Aunque pienses que contienen muchas vitaminas, los zumos de fruta no son recomendables por su alto contenido de glucosa (es preferible darles la fruta entera, que con su aporte de fibra evita que absorban toda el azúcar). Tampoco deberías dar de probar miel a un menor de dos años, porque puede estar contaminada con la bacteria que produce botulismo (inofensiva en mayores). Los embutidos y los alimentos en conserva, por su parte, contienen mucho sodio, que los riñones inmaduros del bebé no están en condiciones de procesar.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados