Beneficios de retrasar el primer baño del bebé » LetsFamily
embarazo
Primer baño del bebé

Beneficios de retrasar el primer baño del bebé

Aquí os dejamos algunos beneficios de retrasar el primer baño del bebé, examinamos algunas ventajas de postergar en lo posible el primer baño manteniendo la vermix caseosa del bebé..

Beneficios de la vérmix

Esa sustancia blanquecina o amarillenta que recubre en mayor o en menor medida el cuerpo de todos los bebés al momento del parto era considerada un simple resto del embarazo, y se la quitaba de prisa con un primer baño aún antes de llevarle el bebé a su madre. Sin embargo, la naturaleza es sabia y cada vez más profesionales acuerdan en que la vérmix caseosa tiene mucho valor sobre el cuerpecito del bebé (además de que se absorbe muy rápido por la propia piel).

En efecto, la vérmix caseosa ayuda a mantener la temperatura corporal del bebé, y aporta elasticidad e hidrata la piel del recién nacido, previniendo la aparición de irritaciones, dermatitis y rozaduras. Pero lo que es más importante, ofrece una protección contra las bacterias patógenas.

Cuidar la “hora sagrada”

Se conoce mucho sobre las ventajas de no separar a la madre y al bebé recién nacido, por lo menos durante los primeros 60 a 90 minutos después del parto, a no ser que haya un motivo médico de peso que lo requiera. El primer baño no es tan importante. Es preferible que el bebé se tranquilice sobre el pecho de su madre, en contacto directo con ella, a apresurarse porque esté bien limpio y mono.

No molestar al bebé

Lo cierto es que el primer baño del bebé es un factor más de estrés para el recién nacido. Por más que el agua esté tibia, la impresión puede ser fuerte, el contacto con la esponja no es agradable, se escuchan ruidos, etc. Todo esto puede elevar las hormonas de estrés del bebé, además de interferir con la regulación natural de la temperatura, que normalmente lleva unas cuantas horas (por eso a los recién nacidos en el hospital se les coloca un gorrito).

Por los motivos mencionados, es preferible después del parto limpiar únicamente las partes ensangrentadas del bebé con un pañito húmedo, y directamente sobre el cuerpo de la madre, retrasando el primer baño por lo menos 24 horas. Ya habrá tiempo para tenerlo limpito y perfumado, ahora es mejor que esté tranquilo.