Consejos para estimular el lenguaje desde bebés

Comentar: (0)

Compartir:

Consejos para estimular el lenguaje desde bebés

Muchos niños dicen su primera palabra ya cumplido el año, y no aprenden a formar frases cortas hasta que tienen dos años cumplidos.

Sin embargo, desde el primer día de vida -¡o desde antes, en tu barriga!- puedes hacer muchas cosas para fomentar el desarrollo del habla en tu hijo. Aquí te dejamos algunas sugerencias, que puedes incorporar en una rutina de juego con el bebé.

Háblale, ¡sin parar!

El lenguaje se adquiere por la continua exposición. Si bien cualquier niño saludable aprenderá a hablar por el simple hecho de que todos a su alrededor lo hacen, cuanto más expuesto esté desde pequeño, más fortalecerá esta destreza. Por eso, lo primero que debes hacer es acostumbrarte a hablarle al bebé desde que es recién nacido. Aunque no te comprenda, cuéntale lo que haces, las prendas con las que lo abrigarás, describe la situación del baño o lo calentita que se siente su cobija cuando lo arropas, etc.

Nunca es pronto para empezar a leer

Si un bebé recién nacido no es demasiado pequeño para que le hables, tampoco lo es para que le leas un cuento. Juega con las inflexiones de tu voz, enséñale los dibujos y, a medida que el bebé demuestre interés por determinado libro o por determinada página, ofrece leérsela una y otra y otra vez.

Responde a sus sonidos

Cuando el bebé comience a vocalizar y balbucear, míralo a los ojos y responde a sus sonidos como si de verdad estuviese hablándote. “¿Qué dices, cielo? ¿Quieres que juguemos con tu osito de felpa?”. Sonríele y aliéntalo a seguir “hablando”, así irá comprendiendo muy pronto lo importante que es el lenguaje hablado para captar tu atención.

Más divertido con música

Además de hablarle, también es muy bueno que el niño nos escuche ¡cantarle! No te preocupes por tu afinación o tus dotes musicales, lo que importa es que te diviertas y que te la pases en grande. Están demostrados los beneficios que tienen para los bebés las canciones de cuna, y uno de ellos es fomentar el lenguaje. Eso sí, no creas que da lo mismo que cante un personaje de los dibujos animados: el lenguaje a través de las pantallas no es un estímulo comparable a la comunicación en directo con sus padres o con otras personas del entorno.

Usa palabras reales

Recuerda que, aunque tu hijo se vea adorable diciendo “babau” al perrito, no por eso vosotros los padres deberíais repetir esas palabras. Es mejor responder “así es, cariño, es un perro”. Por otro lado, tampoco hay que remedar o burlarse de la pronunciación infantil, pues esto solo logra inhibir al niño y bajar su autoestima.

Otra excusa para salir de paseo

Llevar al pequeño al parque, a un museo, a una tienda o incluso al supermercado sirve como oportunidad para que le señales las cosas a su alrededor y que aumentes su vocabulario. A mayor experiencia y conocimiento del mundo, ¡más motivación tendrá para hablar!

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies