El cambio del pañal » LetsFamily
embarazo

El cambio del pañal

Cambiar el pañal del bebé es una de las cosas que más se repiten a lo largo del día. Es fundamental mantener el culito del niño seco y protegido, ya que la orina y las heces suelen ser ácidas y ocasionan dermatitis que se pueden complicar con infecciones por hongos o bacterias con las correspondientes molestias que ello conlleva.

En la actualidad, la evolución del pañal ha sido espectacular pues aunque el niño se orine, éste permanece seco. Esto ha sido un gran logro y progreso para evitar las molestas dermatitis del pañal.

Muchos niños protestan cuando los vamos a cambiar por lo que podemos entretenerlos con móviles de plástico que emitan sonidos o luces.   Para realizar el cambio de pañal, busquemos la comodidad, lo podemos cambiar en la cama pero tras cientos de cambios de pañal, nuestra espada seguro que se resiente. El cambiador o las mesas altas son las adecuadas para llevarlo a cabo, por lo que deberemos disponer de todo lo necesario cerca de ellas para evitar tener que ir a buscar los pañales o las cremas y dejar al niño solo. Precación, mientras cambias el pañal nunca lo dejemos solo, pues puede caerse y tener un traumatismo en la cabeza que se puede complicar. 

Acostúmbrate a limpiar siempre con agua y jabón neutro la zona genital, sécalo bien prestando atención a los pliegues pues pueden quedar húmedos y ser un caldo de cultivo sobre todo para hongos que originen una candidiasis, muy molesta para el bebé y que precisa tratamiento específico con cremas antifúngicas. Si todo está bien, apliquemos como preventivo una crema barrera y chequeemos que el pañal no le quede totalmente hermético, es importante que circule el aire para evitar la presencia de gérmenes anaerobios (no precisan aire para desarrollarse) que puedan ocasionar una dermatitis del pañal.

Después de las dificultades del principio, el cambio del pañal seguro que se convertirá en una rutina para ti, que te ayudará a cambiarlo incluso en medio de la noche sin apenas luz. ¡Seguro que sí, ya lo verás!.