El cuidado del cordón umbilical » LetsFamily
embarazo

El cuidado del cordón umbilical

Esa pequeña porción se secará y caerá más adelante, pero para que lo haga sin complicaciones hay que tener en cuenta unos sencillos cuidados con los que evitaremos infecciones. Lo más importante, aseguran los pediatras, es que se seque, por lo que muchos especialistas incluso recomiendan no bañar al bebé hasta que el cordón se haya caído, lo que suele suceder más o menos a la semana, aunque es posible que se mantenga unos días más. De hecho hay bebés a los que no se les cae el cordón umbilical hasta la tecera semana de vida.

En cualquier caso, si se ha optado por bañarlo, tenemos dos posibilidades. Una de ellas consiste en no sumergirlo en el baño sino lavarlo tumbado por ejemplo sobre el cambiador. Solo hace falta una suave esponja que hayamos mojado en agua entre caliente y templada y después hayamos escurido bien. Se trata de limpiarlo con la esponja suavemente y sin acercarnos mucho al ombligo. Habrá que hacerlo rápido para que no coja frío. La otra opción es bañarlo de la forma tradicional. Si optamos por hacerlo antes de que se le caiga el cordón, la precaución que hay que tener en cuenta es que tras el baño debemos secar muy bien la zona del ombligo con unas gasas ya que el objetivo es que esa zona cicatrice, se seque y así pueda caerse sola.

 

Cordón umbilical siempre seco

Independientemente de que bañemos o no al bebé, lo que debemos tener siempe en mente es que la higiene del cordón umbilical sí debe ser diaria. La mayoría de los especialistas recomiendan limpiarla muy suavemente con un poco de alcohol de 70 grados o clorhexidina y una gasa, sin olvidar secar muy bien la zona de nuevo con una gasa estéril. Además, habrá que dejar el pañal doblado para que no le roce. Como cicatriza más rápido si dejamos el ombligo al aire libre, podemos aprovechar los momentos del cambio de pañal para dejarlo con la tripita al aire durante unos minutos si mantenemos la temperatura de casa alta. La operación se puede repetir dos veces a lo largo del día.

Una vez desprendido el cordón umbilical, hay que mantener la misma limpieza en la zona del ombligo durante el baño diario. Con ello prevenimos las posibles infecciones localizadas en esta zona, que se conocen con el nombre de onfalitis. En cualquier caso, si observamos mal olor, secreciones o inflamación, habrá que consultar al pediatra.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: