La importancia del agarre de pinza

Comentar: (0)

Compartir:

Bebés: La importancia del agarre de pinza

Las manos son un instrumento esencial para conocer el mundo, y tu bebé podrá aprender a hacer toda clase de cosas con ellas a medida que vaya creciendo: desde alimentarse por sus propios medios hasta manipular un lápiz, tocar un instrumento musical o efectuar una cirugía a sus pacientes... vale, tal vez nos estamos anticipando un poco. Pero de todas maneras, el agarre de pinza –la capacidad de manipular objetos pequeños utilizando el dedo índice y el pulgar- es un hito muy importante en el desarrollo de la motricidad.

¿Cuándo comienza?

Tu bebé descubre sus manos alrededor de los dos meses de vida, comienza a orientarlas hacia los objetos (dando manotazos) hacia los 3, y ya desde los 4 comienza a coger objetos utilizando la palma y todos los dedos. Al perfeccionar sus habilidades, se divertirá tirando y recogiendo cosas, así como golpeando y sacudiendo sus juguetes.

Pero hacia los 8 o 10 meses, los bebés empiezan a explorar un modo más efectivo de manipular lo que cae entre sus manos, que es el agarre de pinza. A medida de que controlan mejor sus dedos por separado, se dan cuenta de que este movimiento les permite tomar objetos bien pequeños con mucha más precisión que hasta ahora.

¿Para qué sirve el agarre de pinza?

Para empezar, el bebé utilizará su nueva habilidad para alimentarse por sí solo (tomando entre sus deditos pequeños trozos de comida, como migajas de galleta, cubitos de queso o fruta cortada), pero también gracias a esa habilidad aprenderá a manipular los cubiertos más adelante. Por otro lado, con el tiempo el agarre de pinza les permite a los niños abotonarse su ropa, subirse una cremallera, coger el cepillo de dientes así como lápices, pinturas y otros elementos para dibujar y pintar.

Elementos para estimularlo

Para ayudarlo a desarrollar su agarre de pinza, podemos proporcionarle al bebé juguetes que contengan partes móviles (como casitas con puertas que se abren y se cierran, cochecitos con ruedas o muñecos articulados). A los bebés también les encanta colocar sus deditos dentro de orificios –motivo para tener especial cuidado con los enchufes. Las mesas de actividades pensadas para bebés de 6 meses en adelante resultan ideales: les presentan desafíos y premian sus logros como sonidos y luces que parpadean cuando consiguen manipularlas. Mientras tanto también les sirven para aprender sobre la causa y el efecto. Otros juguetes que puedes darle son los elementos de cocina (de juguete o reales), bloques para apilar, pelotas de diferentes tamaños y texturas, cajas amontonables o juegos para encajar las diferentes formas.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados