Las cunas inteligentes » LetsFamily
embarazo

Las cunas inteligentes

¿Cómo dormir al bebé?

Los recién nacidos pueden pasar hasta 18 horas al día durmiendo. No tienen horarios, y pueden conciliar el sueño en los lugares y situaciones más inesperadas. Sin embargo, con el transcurso de los meses, lograr que el bebé se duerma (y más aún, que permanezca dormido) se convierte en una odisea para los padres.

Muchos bebés requieren que se los duerma en brazos. Constante movimiento y contacto físico resultan clave para que consigan relajarse y conciliar el sueño. Pero al momento de pasarlos a su cuna, pareciera que activaran un radar y ¡otra vez despiertos!

Otra clave para el sueño es el sonido: los bebés vienen de pasar nueve meses dentro del cuerpo de mamá, un entorno para nada silencioso. Escuchan los latidos del corazón, la circulación de la sangre, las voces y los ruidos externos atenuados. Por eso, algunos padres favorecen el sueño del bebé con ayuda de ruido blanco.

El último grito en tecnología

Conocemos las cunas mecedoras que se mueven mediante un motor. Pero cada vez más, se incorporan nuevas tecnologías. Recientemente salió a la venta en los Estados Unidos una cuna que cuenta con un sistema que detecta los movimientos del bebé y se mueve acompasándolo, micrófonos que lo escuchan llorar, ruido blanco para tranquilizarlo… además de lo último en sistemas de seguridad, para garantizar que duerma toda la noche boca arriba. Recordemos que esta es la posición recomendada por la OMS para disminuir las posibilidades del Síndrome de Muerte Súbita Infantil.

Recientemente, medios de comunicación mencionaron que una empresa automotriz en España ha presentado un prototipo de cuna –aún no disponible en el mercado- que recrea los movimientos precisos del coche que ayudan a cada bebé a dormirse. Con un diseño innovador que incluye luces similares a las que el niño percibe al ser llevado entre el tráfico, puede ser la alternativa para esos padres cansados que, luego de probar todo, han cogido las llaves del coche y salido a dar una vuelta nocturna con el propósito de dormir a su irritado bebé.

No exentas de controversia

Todos los padres quisiéramos una noche ininterrumpida de sueño. Pero cabe preguntarse si realmente estos inventos satisfacen las necesidades reales del bebé, o simplemente están para comodidad de sus padres. Si los bebés pudieran hablar, ¿pedirían otra cosa diferente a ser acunados por los amorosos brazos de mamá y de papá? El llorar y despertar con frecuencia, ¿no expresan una necesidad biológica de atención, alimentación y cariño? Tal vez en lugar de cunas costosas podamos brindar reconocimiento a sus necesidades y una atención amorosa y paciente, también de noche.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: