Ropa de bebé: cómo vestir a un recién nacido en invierno » LetsFamily
embarazo

Ropa de bebé: cómo vestir a un recién nacido en invierno

Los bebés nacidos en invierno viven sus primeros meses en un entorno de cambios bruscos de temperatura: de casa, con la calefacción a tope, al frío, el viento y la lluvia en la calle. ¿Cómo tiene que ser la ropa del bebé en estos casos? ¿Cuánto tenemos que abrigarlo?

 

La clave: una prenda más que tú

La famosa norma sobre cuánto hay que abrigar a los bebés funciona en invierno igual que en verano: necesita una prenda más que tú. El motivo es que hasta que no cumplen tres meses, a los recién nacidos les cuesta regular su temperatura, ya que se mueven muy poco y que no tienen demasiada grasa corporal. Es decir, siempre van a pasar “un poquito” más de frío que nosotros, pero solo un poquito.

Abrigar a los bebés en exceso también les perjudica, porque si sudan mucho y luego se enfrían pueden constiparse, además de estar incómodos e irritables, dormir peor o poder sufrir irritaciones en la piel por el sudor.  Elige siempre tejidos que transpiren bien, como el algodón, el polar o la lana. Para el contacto directo con la piel, lo mejor es el algodón.

 

La ropa del bebé en invierno en casa

Lo más práctico es vestir al bebé por capas, también en casa. Empezaremos por el body: mantiene su cuerpo calentito, evita que se le quede la barriga al aire y permite cambiar el pañal desabrochando los corchetes inferiores sin tener que destapar al peque. A continuación, un pijama o un pelele. Elige modelos que te  permitan cambios de pañal rápidos y fáciles.

Los bebés pierden mucho calor por la cabeza, por lo que en invierno es recomendable ponerles un gorrito, también en casa.

Las manos y los pies se les quedan fríos muy pronto, así que es importante que el recién nacido tenga los pies cubiertos con calcetines, patucos o el pijama. En casa no es necesario que tenga las manos tapadas (necesita moverlas y sentir a través de ellas) pero si le sacar de paseo, asegúrate de que no se le quedan frías con unas manoplas o dejando sus bracitos tapados con la manta.

 

Ropa de bebé para salir de casa

El mayor peligro en invierno son los cambios bruscos de temperatura: en casa solemos tener la calefacción muy alta, y más cuando tenemos un bebé. Cuando vayamos a salir a la calle, el primer consejo es planificar lo que vamos a hacer y elegir la ropa del bebé en consecuencia, pensando también en capas que podamos quitar y poner.

En invierno es importante que el bebé lleve un abrigo o chaquetón con capucha o un gorro para estar al aire libre.  Las mantas y protectores del carrito están diseñadas para crear un ambiente cálido y confortable para el bebé. Si hace mucho frío o viento puedes poner la burbuja como medida de protección extra, aunque no llueva. Si solo vas a dar un paseo corto por la calle o vais a ir a algún sitio a cubierto, con esto puede ser suficiente, solo hay que estar pendientes de quitarle y ponerle prendas cuando pasemos de un ambiente a otro o si observamos que el bebé está incómodo. 

Los monos suelen resultar incómodos para los recién nacidos. Si tu bebé ya tiene unos meses, el mono puede ser una buena opción. Elige uno fácil de poner y quitar.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: